Estados Unidos rompe acuerdos con Rusia por bombardeos en Alepo

15

El portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, anunció ayer la ruptura de las relaciones entre EU y Moscú sobre las acciones militares en Siria. Kirby añadió que Washington retirará a su personal militar que se estaba preparando para coordinar con Rusia sus ataques a grupos terroristas en territorio sirio.

La decisión llegó luego de días de deliberación por los continuos ataques de Damasco y Moscú en la zona rebelde en Alepo, y especialmente por destruir los pocos hospitales que quedan en la zona, algo que numerosas organizaciones internacionales han recordado que es un crimen de guerra.

El portavoz agregó que “Rusia fracasó a la hora de cumplir sus propios compromisos” y que Moscú eligió una vía “incoherente con el cese de hostilidades” que ambos países negociaron para implantar una tregua en Alepo a mediados de septiembre.

Esta decisión aleja aún más la posibilidad de establecer un nuevo alto el fuego sobre una zona especialmente devastada por el cerco que mantiene el ejército sirio sobre los rebeldes.

Aún así, el Pentágono explicó que mantiene activo su “canal de comunicaciones con Rusia” para evitar que los aviones de unos y otros tengan problemas a la hora de realizar “operaciones contra el terrorismo” en Siria, según indicó Kirby.

HOSPITAL DESTRUIDO. Nuevos bombardeos de las aviaciones sirias y rusa destruyeron ayer completamente el mayor hospital que quedaba en la zona rebelde de Alepo.
En el ataque, realizado con una bomba ‘antibúnker’ que provocó un cráter de diez metros de profundidad y cincuenta de ancho, murieron tres empleados que trabajaban en rehabilitar el centro médico.

Ésta fue la tercera vez que el hospital era blanco de un bombardeo en la última semana.
22 MUERTOS EN BODA. Por otra parte, un atentado suicida mató ayer al menos a 22 personas que asistían a una celebración nupcial en Al Hasaka, en el noreste de Siria, en un ataque que provocó también decenas de heridos, según datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La agencia oficial de noticias SANA elevó los muertos a 30, incluido el novio.