Estados y Municipios de México están obligados a acatar la austeridad propuesta por López Obrador

12

La nueva fracción parlamentaria del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en la Cámara de Diputados, propondrá hacer ajustes a las normas en materia de coordinación fiscal, a fin de “rescatar” cerca de 250 mil millones de pesos que se entregan a los estados a través de distintos fondos, partidas y participaciones, cuyo destino es poco claro, adelantó el diputado federal electo, Alfonso Ramírez.

Lo anterior, dijo, para que los estados y municipios del país se sumen de manera obligada a la política de austeridad de la  siguiente administración.

Asimismo, abundó Ramírez Cuéllar, se someterán a revisión los recursos que se asignan a fideicomisos y remuneraciones de altos funcionarios, con el propósito de juntar una bolsa de aproximadamente 500 mil millones de pesos, que serán reasignados a programas e iniciativas planteadas por el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Al dar cuenta de algunas propuestas a plantear desde el inicio de la administración, en materia de percepciones de los servidores públicos, gasto federalizado y gasto en el Poder Legislativo, el también líder del movimiento “El Barzón”, señaló que el gasto federalizado implica la distribución, en muchas ocasiones irregular, de hasta un billón 800 mil millones de pesos.

“Vamos a revisar la Ley de Coordinación Fiscal porque es posible rescatar casi 250 mil millones de pesos de lo que hoy se manda en distintos convenios y subsidios que han generado una enorme corrupción y un dispendio ofensivo en muchas entidades de la República”, remarcó.

Indicó que en cuanto el paquete económico del 2019 llegue a la Cámara de Diputados, lo que debe ocurrir el próximo 15 de diciembre, se revisarán los programas sociales de la administración saliente, que se estima son más de cinco mil 500, a fin de decidir su futuro y “compactar” la política social.

“No se quedará ningún fideicomiso sin revisar, vamos a revisar la totalidad de los fideicomisos, hay casi 800 mil millones de pesos escondidos en los fideicomisos. Algunos son legales, pero muchos otros son opacos, y esta opacidad está generando mucho dispendio, una enorme corrupción, y vamos a revisar de manera puntual el gasto federalizado. Ahí queremos rescatar casi 250 mil millones de pesos”, refrendó.

Aseveró que el federalismo fiscal está “atrofiado” por el clientelismo y la entrega de recursos federales “a modo”, lo que ha ocurrido con la complicidad de autoridades de los tres órdenes de gobierno que se han prestado a hacer negocios con el erario.

“Eso se va a terminar y la Federación y las entidades federativas vamos a tener nuevas reglas, un marco común de exigencias y sanciones, una vigilancia para que el gasto sea un gasto eficiente, que permita el desarrollo de prácticamente todas las regiones”, sentenció.

Ramírez Cuéllar también señaló que convocará a legisladores federales y estatales a participar en una Convención Nacional Hacendaria, a fin de analizar los planteamientos señalados.

Recalcó que parte importante del gasto federalizado se utiliza discrecionalmente, aunado a que se diluye en “hoyos y huecos” que permiten la evasión fiscal, por lo que urge promover soluciones a ese problema.

Enfatizó que la revisión al Ramo 23 del Presupuesto, que se ha convertido en una “fuente de corrupción”, de enriquecimiento de gobernadores y alcaldes, así como al cobro de “moches” por parte de algunos legisladores federales, aseguró que a cerrar dichos espacios de desvío del erario, con “mucha facilidad” se podría conformar una bolsa de más de 500 mil millones de pesos que serían utilizados para los programas planteados por López Obrador.

Por otra parte, el legislador refrendó sus aspiraciones a coordinar la bancada de Morena en San Lázaro.

Al acudir a registrarse en el recinto parlamentario, señaló que si bien existe la impresión de que en el partido hay “preferencias” por algunos otros aspirantes a coordinador, como el diputado electo Mario Delgado, apuntó que su “plan A” y único por el momento, es liderear a sus compañeros.