Exigen un cambio en seguridad ante incremento de homocidios

18

El presidente de la barra de abogados de Morelos urge implementar nueva estrategia

Tras haber registrado durante las primeras 12 horas de este sábado y Domingo, más de siete asesinatos, la Barra de Abogados en el Estado de Morelos, urgió a la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y del Ejecutivo; el cambio de la estrategia de seguridad, luego de mencionar que en días pasados, secuestraron y asesinaron al hermano del ex gobernador, Humberto Adame Castillo.

En entrevista, el presidente de la Barra de Abogados en Morelos, Cristian Velasco Alcocer dijo que en los últimos meses, Morelos podría ocupar uno de los primeros lugares a nivel nacional ante el incremento en el número de asesinatos violentos, así como desapariciones y secuestros.

Lamentó que hoy en día, han visualizado un número alto de delitos del orden federal, por ello, urgió al comisionado de seguridad, José Antonio Ortiz Guarneros realizar el cambio de la estrategia de seguridad, ya que los plagios han proliferado en todos los sectores sin respetar a los niveles económicos.

 “No es posible los niveles de delincuencia que se está viviendo en el estado, si a un hermano del ex gobernador, le pasa esto, que se supone que los delincuentes tienen cierta precaución por el hecho de que fueron funcionarios, imagínense como nosotros como ciudadanos que nos espera, o qué miedo les va a dar a la delincuencia atacarnos, asaltarnos o cualquier tipo de delitos”.

Velasco Alcocer urgió a las autoridades federales el arribo de las fuerzas armadas al estado de Morelos, ya que en las últimas 12 horas se ha registrado más siete personas fueron acribilladas en diversos puntos de la entidad morelense.

 “En Morelos necesitamos una prevención del delito, no después de que ya pasaron los hechos, las autoridades del Ejecutivo ya que la estrategia de seguridad ha fallado constantemente, en las primeras 12 horas de este fin de semana se registraron más de siete muertes violentas, lamentamos que pase esta situación”.

Por Erick Abraján