Feminicidios: ellas peligraban, autoridades sabían y no hicieron nada

60

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), entre enero y octubre del 2019 se registraron 809 feminicidios totales, cifra que de continuar la misma tendencia, cerrará el año con valores superiores a 2018, todos los casos tienen nombre y apellido pero te presentamos tres feminicidios que han marcado a México donde las autoridades sabían y no hicieron nada.

Sonia Pérez Rodea

Sonia Pérez era profesora de Danza de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), fue asesinada el pasado lunes 9 en el Teatro Univesitario “Los Jaguares”, de la propia institución académica en Toluca.

Edgar Rafael “N”, maestro de la Universidad del Estado de México, fue detenido por su implicación en el feminicidio de su expareja, Sonia Pérez.

El esposo de la profesora de la UAEM salió del teatro el lunes por la noche, pero ella nunca lo hizo y fue encontrada muerta en un baño del área de camerinos la mañana del martes, informó el fiscal mexiquense.

Sonia fue víctima de estrangulamiento con una bufanda que ella misma portaba.

Pero Sonia ya había denunciado a su agresor antes; durante los últimos días de noviembre denunció a su esposo por violencia familiar, incluso se habían dictado una medida de protección para ella, consistente en vigilancia policiaca fuera de su domicilio.

La razón de que la vigilancia estuviera apostada solo fuera de su domicilio fue que las agresiones cometidas por su esposo contra ella habían ocurrido en su casa, explicó el fiscal del Edomex.

Edgar Rafael “N” fue detenido e ingresado al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Almoloya de Juárez.

Abril Pérez Sagaón

Abril Pérez Sagaón enfrentaba una disputa legal por la custodia de sus tres hijos contra su exmarido, Juan Carlos “N”, quien fue CEO de Amazon en México, la mujer fue asesinada cuando viajaba en su camioneta por calles de Coyoacán.

Pero el caso de Abril es emblemático porque en enero pasado, denunció por amenazas e intento de homicidio a su expareja, quien fue procesado por tentativa de feminicidio y se le dictó prisión preventiva oficiosa, pero tras una reclacificación del delito al de violencia familiar, fue liberado el 8 de noviembre bajo la aprobación los jueces de control.

Cinco días después de que Abril fue asesinada a tiros, su exesposo, Juan Carlos “N”, cruzó la frontera con Estados Unidos, donde ya fue ubicado por autoridades de aquel país, según fuentes de la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Jacqueline Alva y sus dos hijas

Jacqueline Alva de 20 años y sus hijas, Brenda Yaret de cuatro años y Sofia Aidee de un año fueron asesinadas presuntamente por la expareja y padre de las víctimas en el municipio de Naucalpan, Estado de México.

Tras perpetrar el triple homicidio, el agresor de nombre Pedro «N» se quitó la vida; por este hecho, el Fiscal General de Justicia del Estado de México (FGJEM) el triple homicidio sucedió al interior de la vivienda de la expareja sentimental de la mujer.

Al igual que los casos anteriores Jacqueline denunció ante la oficialía calificadora del Ayuntamiento de Naucalpan, diferencias con su expareja Pedro, por lo que retiró a sus hijas de su padre.