Ferrer recupera el rumbo

18

El Abierto Mexicano de Tenis en los últimos tiempos ha servido como termómetro para lo que ocurrirá el resto de la temporada para David Ferrer. Después de tres títulos consecutivos, cayó en la Final ante Rafael Nadal en 2013 y luego tuvo el mejor año de su carrera, en 2014 se retiró lesionado en los cuartos de final y tuvo un año para el olvido, y esta vez arribó ya con dos trofeos bajo el brazo.

El de Jávea, que en la temporada anterior apenas se llevó un campeonato, el de Buenos Aires, ya acumula dos en este primer par de meses del 2015, con el primer lugar en Doha y en Río de Janeiro. El León ha vuelto a rugir en el Tour.

El más veterano de los integrantes del Top 10 de la ATP vivió un 2013 inolvidable a los 31. Ganó Buenos Aires y Auckland, y llegó a las semifinales de Australia.

Después de perder el duelo decisivo en Acapulco ante Rafael Nadal, lo volvió a encontrar en la Final de Roland Garros, con el mismo resultado.

En Wimbledon llegó a cuartos, y llegó a esa instancia en el US Open; para coronar su campaña consiguió un boleto a las Finales del Tour y cerró el 2013 como el número tres en el ranking mundial.

En Wimbledon llegó a cuartos, y llegó a esa instancia en el US Open; para coronar su campaña consiguió un boleto a las Finales del Tour y cerró el 2013 como el número tres en el ranking mundial.