Festival de tlayudas y doraditas llega a Los Pinos

253

Lupita y sus doraditas, “primas y hermanas” de las tlayudas, han pasado de “toreras” del Centro Histórico, al Complejo Cultural de los Pinos, en busca de recuperar la identidad alimentaria de los mexicanos y hacer realidad su sueño: un mejor nivel de vida.

“Ojalá nos inviten a más lugares para poder (usted qué es lo que quisiera. ¿Un trabajo permanente o un lugar donde vender?) Un lugar para poder vender las tlayudas, podría ser el centro histórico que es donde trabajamos”, dijo María Guadalupe Piña, vendedora de las “doraditas”.

Luego de ser la sensación con su vendimia en la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, Lupita, su suegra y los seis integrantes de su familia acaparan también la atención en el mercado solar de la ahora casa del maíz, en la antigua residencia oficial.

“Yo lo que quiero es vender (borrar hasta…), porque yo soy viuda y no tengo quien me de para mi sustento”, Silvia Martínez, suegra de Lupita.

Los visitantes al mercado solar se arremolinan en torno a Lupita y su suegra, Silvia. Sus clientes dan testimonio del éxito de la fórmula ancestral de maíz azul con frijoles, nopales, salsa y queso rallado.

“Deliciosas. Ahorita voy para llevarle a mi hermana, pero yo es la segunda que me voy a comer”, Ana Gabriela Valencia, visitante.

Lupita y sus doraditas solo estarán hasta este domingo en el Mercado Solar de los Pinos.

“La gente viene muy emocionada a conocerla algo que me parece muy valioso, porque ahí podemos ver que la cocina popular es importante y está dentro de la identidad de la gente”, Tihui Campos, coordinadora del Mercado Solar.