Final descolorida, empate sin goles en Monterrey

158

Solo fueron destellos de buen futbol, pero no lograron tomar ventaja y fue una final descolorida. Pues Tigres y Chivas terminaron 0 – 0 y tendrán que definir todo en la vuelta. Destacando la defensiva rojiblanca, que se notó siempre precisa durante todo el partido.

Partido cerrado

Como se esperaba en una final de ida, ambos equipos no querían arriesgar nada, esperaban a sus rivales. pero Tigres se dio cuenta que tenía que ser propositivos y aprovechar la localía. Por lo que comenzaron a presionar al frente, pero sin perder el orden en la zona defensiva.

El ambiente era inmejorable, la afición coreaba cada jugada felina, mientras abucheaba a los rivales. transcurrían los minutos y se iba aclarando el panorama, pues Chivas se sentía cómodo. Aún y cuando no tenían la pelota, mientras los locales no atacaran con idea, el empate les beneficiaba y lo sabía Paunovic, que también estaba tranquilo.

 

Casi al final del primer tiempo, un error de Fernando Gorriarán por poco y les daba la derrota momentánea. Pues entregó mal un balón, recuperó Isaac Brizuela, pero mandó el disparo por arriba. Concluyó la primera mitad, con muchas dudas para el cuadro de Robert Dante Siboldi, tenía que cambiar el esquema si querían competir.

Segundo tiempo

Ya en la parte complementaria, la situación fue similar, por momentos, el cuadro felino apretaba. Pero la zaga rojiblanca fue precisa, entre Sepúlveda y Briseño, fueron siempre exactos en sus coberturas. Fue ahí donde ambos técnicos comenzaron a hacer cambios, buscando cuidar a los que tenían tarjetas amarillas.

 

El duelo se tornó aún más cerrado, Tigres se fue con todo al frente, pero no tuvo éxito lamentablemente. Ante una muralla rojiblanca que siempre fue muy férrea y no dejaron pasar nada. Fue una final descolorida en el Estadio Universitario esta noche, esperando que sea mejor la vuelta en el Akron.