«Fracaso en Río 2016 es responsabilidad de las autoridades»: Movimiento Ciudadano y PRD

18

Las bancadas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) en la Cámara de Diputados catalogaron como “un fracaso” la participación de México en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El coordinador de Movimiento Ciudadano (MC), Clemente Castañeda, y el diputado perredista Julio Saldaña, exigieron reestructurar la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), así como someter a revisión las políticas públicas en materia deportiva.

En particular, el coordinador Castañeda Hoeflich, recriminó que para el titular de la CONADE, ese organismo no sea más que una agencia de viajes; que por cierto, recalcó el legislador, ni siquiera ha logrado cumplir de manera efectiva es tarea.

El congresista enfatizó que para la ciudadanía es claro que la responsabilidad por los magros resultados en la justa olímpica de Río 2016 no recae en los atletas, que llegaron a dicha instancia gracias a su esfuerzo individual y “a pesar del sistema deportivo mexicano y sus instituciones”.

“La vitrina vacía de medallas mexicanas es más un reflejo de la corrupción y la crisis de conducción política en el gobierno federal y hace urgente tomar medidas de fondo para establecer políticas deportivas que no obstaculicen el desarrollo de los deportistas de alto rendimiento”, dijo.

El coordinador del MC en San Lázaro puntualizó que la problemática en el deporte mexicano es de fondo, cuando el responsable de esa política considera que la CONADE es una “agencia de viajes” y ni siquiera en ese ámbito ha sido eficaz. Si esas son las consideraciones de las autoridades, “¿qué resultados podemos esperar?, inquirió.

Manifestó que en especial durante la gestión de Castillo Cervantes, la CONADE se ha caracterizado por  la falta de apoyo a los competidores mexicanos, que se han visto obligados a procurar por sus propios medios asistir a eventos nacionales e internacionales e incluso, a conseguir los uniformes que ese organismo les debería proporcionar; por la falta de atención a los institutos estatales; y por la confrontación con las federaciones deportivas.

“El problema principal ha sido la errática conducción política del gobierno federal. Castillo, un funcionario con alrededor de veinte años de experiencia en asuntos policiacos y de justicia, cuyo fracaso forzó su salida como comisionado en Michoacán, fue designado titular de la CONADE, sin ningún tipo de experiencia, reconocimientos y capacidades en la vida deportiva del país”, insistió.

Calificó como lamentable que no exista coordinación entre la CONADE y el Comité Olímpico Mexicano (COM), que parecen llevar agendas independientes, atender a prioridades deferentes y mantener un criterio distinto en la toma de decisiones.

Lo anterior, aunado a la operación irregular y unilateral de las federaciones deportivas, que comúnmente reportan casos de corrupción, se manejan con opacidad y han dado muestras de tener como interés primordial los acuerdos comerciales, antes que respaldar a los deportistas.

Todo esto, refrendó, hace indispensable someter a examen la política deportiva a nivel nacional.

Por su parte, el diputado perredista Julio Saldaña, integrante de la Comisión del Trabajo en San Lázaro, calificó al organismo encabezado por Alfredo Castillo como “un barril sin fondo”, ya que ha recibido 37 mil millones de pesos entre 2005 y 2016, y sus resultados son “mínimos”.

El legislador del Sol Azteca fue más allá, al aseverar que los escasos resultados en los Juegos Olímpicos, son una muestra más del “profundo fracaso de la reforma educativa” y de la administración pública federal en su conjunto.

Por ello, manifestó que llamar a rendir cuentas al titular de la CONADE o destituirlo no será suficiente, pues la problemática es más profunda, de tipo estructural.

Se requeriría, abundó el congresista de izquierda, seleccionar a funcionarios capaces, conocedores de los sectores a los que son asignados y que asuman una posición realmente responsable.