¡Gracias Chente! Se despide Vicente Fernández de los escenarios con monumental concierto

86

Vicente Fernández se despidió de los escenarios como debía hacerlo. Fue una fiesta en la que hubo desde lágrimas y euforia hasta política.

La noche del 16 de abril de 2016 pasará a la historia como la última vez que el Charro de Huentitán dio un concierto de cuatro horas.

Alrededor de 85 mil personas llegaron puntuales al Estadio Azteca para despedir a Chente.

Fans de todo el país y del continente esperaban ansiosos el momento en el que el charro pisara el escenario decorado con un águila gigante que abrazaba toda la plataforma.

Fue puntual, el espectáculo comenzó a las 21:20 horas con el tema No me sé rajar, que llevó al intérprete a las lágrimas.

Entre el público estuvo su esposa, Cuquita, sus hijos Vicente Jr y Alejandro y sus nietas, así como personalidades de la música hispana como Río Roma, Edith Márquez y Maluma.

Vicente lleva 56 años de carrera y 76 de vida, pero su voz no envejece y tampoco su ímpetu.

“Mientras ustedes no dejen de aplaudir, yo no dejo de cantar, al cabo que esta es la última noche que canto”, y el público se entregó.

Muy pocos asientos habilitados quedaron vacíos, cuatro pantallas laterales y una principal iluminaron el escenario, sobre el que estaba el mariachi de Chente y su orquesta.

Afuera se quedó mucha gente que no logró obtener boletos, pese a que fue un concierto gratuito la Policía detuvo a un par de revendedores.

El único invitado de Chente en el escenario fue El Potrillo, con quien cantó un par de temas y le permitió interpretar otras en solitario.

“No va a cantar mucho, cuatro o cinco canciones, porque es mi despedida y no su debut”, dijo Chente.

Las fans, por su parte, llenaron el recinto de gritos y chiflidos para Alejandro Fernández, quien apareció vestido de charro.

“Te prometo, te juro que jamás voy a dejar morir la música mexicana en el alma, y la seguiré llevando a todo el mundo”, le expresó a su padre.

El alcohol fue protagonista entre los asistentes y el rey de la noche.

“¿Me regalan un aplauso para mi amigo Emilio Azcárraga y todos sus ejecutivos?”, pidió en agradecimiento al empresario de Televisa el haberle prestado el Azteca, y la gente le obedeció.

Sin embargo, la noche tuvo dos momentos cumbre: cuando retumbó el clásico El Rey y cuando el jalisciense le envió un mensaje a Donald Trump. Esto ocurrió a medianoche.

“Hay un méndigo candidato en Estados Unidos para lanzarse a la candidatura. Yo digo que el día que me lo encuentre le voy a escupir, le voy a decir todo lo que nunca le han dicho en su méndiga vida” y el estadio se encendió a gritos.

Unos minutos antes de la 1 de la madrugada, Chente cantó Volver Volver y su mariachi lo despidió con Las Golondrinas. 

«El ídolo de México, el ídolo del pueblo, ahí lo tienen, denle el aplauso. ¡Vamos a despedirlo!” y, a cuatro horas de haber salido, Vicente Fernández abandonó el escenario.