Héctor y los hongos, pero no para las quesadillas

Detrás de la Ciencia – Dr. Iván Martínez Duncker

235

Los hongos nos los comemos, champiñones, setas y hasta al poco agraciado cuitlacoche, pero son más que un alimento riquísimo, son participantes clave en los ecosistemas, es decir, en mantener la salud de las comunidades de organismos vivos que hay en el planeta y de las cuales por supuesto formamos parte y dependemos para sobrevivir. En muchos ecosistemas son los principales organismos que se alimentan de material orgánico en descomposición y generan relaciones de cooperación increíbles. Para entender más sobre el maravilloso mundo de los hongos les recomiendo la serie de Netflix “Hongos fantásticos”.

En ocasiones, a algunos hongos se les antoja nuestro cuerpo y nos pueden enfermar al establecer infecciones llamadas micosis, de las más frecuentes y conocidas es el pie de atleta o tiña del pie, causada por hongos dermatofitos, es decir, que les encanta vivir y comerse nuestra capa más superficial de la piel, sin embargo, hay micosis más severas que pueden atacar nuestros órganos y diseminarse en nuestro cuerpo como la histoplasmosis causada por la inhalación de esporas de un hongo llamado Histoplasma capsulatum.

Hoy tengo el gusto de compartirles una entrevista con el Héctor Manuel Mora Montes, Profesor-Investigador de la Universidad de Guanajuato y miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, o sea un picudazo y que ha hecho un gran trabajo en descubrir como los hongos son capaces de infectarnos (patógenos) y vencer las defensas de nuestro sistema inmune, que normalmente nos protege de estos microorganismos.

Héctor, gracias por la entrevista ¿Cómo llegaste a la ciencia? 

Desde muy pequeño tuve interés por los animales y todo lo que se podía inspeccionar con el microscopio. Eso me dejó claro que quería estudiar algo relacionado con la biología o la medicina. Es por lo que estudié la carrera de químico clínico, me permitió tener un pie en el mundo de la microbiología y el otro en la clínica. Ahí fue que conocí a los hongos de importancia médica y las infecciones que causan. Me gustaron tanto que eso me motivó a realizar estudios de posgrado. Primero hice una maestría en ciencias, con especialidad en genética y biología molecular, en el CINVESTAV-IPN y después un doctorado en ciencias, con especialidad en biología experimental, en la Universidad de Guanajuato. Al finalizar mis estudios continué mi especialización en hongos, con una estancia posdoctoral en la Universidad de Aberdeen (Escocia) y en la Universidad de Radboud (Holanda), para finalmente regresar como Profesor-Investigador a la Universidad de Guanajuato, en donde laboro desde 2010.

¿Qué son los hongos? ¿Nos pueden enfermar? Son organismos que forman un reino taxonómico único. Se diferencian de las bacterias porque son organismos eucariontes (tienen un núcleo bien definido donde se encuentra el material genético), de las plantas porque no hacen fotosíntesis (proceso por el cual los organismos convierten la energía de la luz en energía química) y de los animales porque tienen una coraza muy resistente denominada pared celular. Esta pared es una barrera que los hace prácticamente impenetrables, les permite desplegar macromoléculas que sirven para dañar las células del hospedador que están invadiendo, y está conformada por polisacáridos, tales como glucanas, mananas y quitina, este último es uno de los polímeros más resistentes que podemos encontrar en la naturaleza. Los hongos pueden causar infecciones al ser humano, a otros animales, a plantas e incluso a otros hongos. Las infecciones que causan se llaman micosis y pueden ser benignas, como la tiña, o mortales, como las infecciones sistémicas.

 

¿Cuáles son las infecciones causadas por hongos más importantes en México? Sin lugar a duda, dado el riesgo a la salud, las infecciones causadas por hongos de los géneros Candida y Aspergillus son de las más importantes de atender y estudiar. La candidiasis puede comenzar como una infección de la piel o las mucosas (cavidad bucal o área genital), pero si las defensas del organismo se encuentran comprometidas, como en pacientes con VIH, el hongo puede infectar la sangre y generar una sepsis, que a menudo es mortal. La aspergilosis también es un problema serio en personas inmunosuprimidas y puede causar infecciones serias en los pulmones, que a menudo son mortales.

Aunque no siempre ponen el riesgo la vida de los pacientes, las infecciones micetoma y esporotricosis son importantes en nuestro país debido a que son muy frecuentes, sobre todo en las áreas rurales. Los agentes causales encuentran condiciones idóneas para crecer en las regiones tropicales y subtropicales, como nuestro país.

¿Por qué estudiar la esporotricosis? La esporotricosis es una infección causada por hongos del género Sporothrix, y a menudo afecta la piel y tejidos subcutáneos. Si bien muchos de los casos pueden considerarse como afecciones estéticas, éstas pueden evolucionar y afectar órganos y sistemas, si el paciente sufre episodios de inmunosupresión causados por infecciones por el VIH, diabetes mellitus descompensada, cáncer, desnutrición, etc. En este escenario, la infección puede ser fatal si no se diagnostica y trata a tiempo.

¿Qué has podido descubrir respecto a estos hongos patógenos? A la fecha, hemos estudiado la pared celular de algunos hongos patógenos y encontramos que varios de sus componentes tienen efectos antiinflamatorios sobre el sistema inmunológico. En particular, estamos estudiando un azúcar llamado ramnosa, el cual es muy raro entre los hongos, los humanos no lo producimos y en bacterias es muy frecuente encontrarlo en la pared celular. Hemos encontrado que en Sporothrix este azúcar “apaga” la inmunidad y establecen las condiciones para que nuestro organismo no responda en tiempo y forma contra los hongos, teniendo así el hongo una gran oportunidad para comenzar el proceso infeccioso. También estamos estudiando moléculas que puedan servir como vacunas contra estas infecciones. Se trata de proteínas que solo son producidas por este hongo y son altamente inmunogénicas tanto para el ser humano como para otros mamíferos, es decir que el sistema inmune las puede analizar y entonces generar mecanismos de protección frente a una infección posterior.

¿Actualmente qué proyecto desarrollas y con qué grupos de investigación colaboras? Estamos trabajando en el desarrollo de nuevas estrategias moleculares y serológicas para el diagnóstico de la esporotricosis, en el desarrollo de herramientas para su manipulación genética y en la búsqueda de moléculas con el potencial de generar inmunidad protectora contra la esporotricosis. Nuestro enfoque de trabajo es multidisciplinario y colaboramos con grupos nacionales e internacionales, entre los que destacan el del Dr. Iván Martínez-Duncker (UAEM) y la Dra. Leila Lopes-Bezerra (Brasil). Actualmente, nuestras investigaciones han sido financiadas por diferentes instituciones nacionales: CONACYT (a través de los programas de Ciencia básica, Fronteras de la Ciencia, Atención a Problemas Nacionales y Ciencia de Fronteras), la SEP (programa PROMEP), la Universidad de Guanajuato, la Sociedad Latinoamericana de Glicobiología y la Red Temática del CONACYT Glicociencia en Salud.

¿Qué retos hay para encontrar mejores tratamientos contra los hongos, particularmente aquellos que son más dañinos? Hay dos retos muy claros y complicados de abordar. Uno es el constante desarrollo de resistencia a los antifúngicos por parte de los hongos, este fenómeno es cada vez más común y preocupante en la clínica. Por ello, es imperativo el desarrollo de nuevos antifúngicos. El segundo es la carencia de vacunas contra estas infecciones, actualmente contamos con vacunas contra muchas enfermedades virales, incluso bacterianas, pero no contra hongos.

Agradecemos mucho esta entrevista a Héctor y esperamos les haya dado un panorama más claro sobre la importancia de los hongos, no sólo en sus quesadillas sino también en la importancia de conocer más sobre las micosis, desarrollando investigación que permita entender mejor el proceso por el cual los hongos nos pueden infectar y así desarrollar más y mejores tratamientos para enfrentar estas enfermedades.