Inauguran muestra fotográfica “Miradas ineludibles” en Museo Regional Cuauhnáhuac

26

La noche del jueves 17 de diciembre en el Museo Regional Cuauhnáhuac, con presencia de Cristina Faesler, secretaria de Cultura, José Valtierra, director general de Museos y Exposiciones, la curadora y coordinadora general Frida Mateos,  fue inaugurada la muestra fotográfica “Miradas ineludibles. Imágenes históricas desde la actualidad del patrimonio mundial: Los primeros monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl”, montada  a través de un esfuerzo conjunto entre la Secretaría de Educación Pública (SEP), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y la Secretaría de Cultura de Morelos.

La exposición es fruto de la unión de la Delegación INAH Morelos y la Delegación INAH Puebla para sentir y visualizar de una manera diferente la ruta de los catorce monasterios planificados y construidos en el siglo XVI dentro de los estados de Morelos y Puebla por las órdenes mendicantes que llevaron a cabo la conquista espiritual: franciscanos, dominicos y agustinos, quienes dejaron una herencia patrimonial matizada por diferentes corrientes artísticas de aquella época.

La exposición “Miradas Ineludibles” se compone de 300 imágenes autorales resultado de catorce talleres impartidos en los monasterios del siglo XVI, mismos que fueron declarados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio de la Humanidad en 1994. En el marco del vigésimo aniversario de dicha declaratoria, se ofrecieron en cada sitio espacios de trabajo con carácter lúdico, donde los asistentes —incluyendo los talleristas—, conformaron una nueva comunidad dispuesta a expresar libremente su opinión, en la que el ejercicio fotográfico se constituyó como vehículo de expresión de conciencia creativa, amorosa y reflexiva.

En la muestra montada al interior del Palacio de Cortés se manifiesta el ambiente de construcción creativa que, durante el proceso, se edificó sin validaciones jerárquicas. En ese sentido, el trabajo se concibió con el principio de que las ideas fueran opiniones, visiones y miradas del espacio cómplice de la historia íntima de los asistentes. La exposición fotográfica es el resultado del trabajo y la conciencia que se definió desde la visión íntima y personal de cada uno de los participantes. Es una manera novedosa y diferente de acercarse a los monasterios del siglo XVI en las laderas del Popocatépetl, con curaduría de Graciela Iturbide, Analeé Rossel y Francisco García Ranz a partir del trabajo de los talleristas Alicia Viesca, Viviana López y Rafael Ortega y la coordinación general de Frida Mateos.