Irán exhibe poderío militar durante su Semana de la Defensa Sagrada

53

Como cada septiembre desde hace varios años, Irán ha celebrado su Semana de la Defensa Sagrada con un gran desfile militar ante el mausoleo del ayatolá Ruhollah Jomeini en Teherán, la capital del país.

Los máximos responsables de las Fuerzas Armadas iraníes, incluido el jefe del Estado Mayor, el general Mohammad Hossein Baqeri, han asistido a una ceremonia que conmemora el inicio de la guerra con Irak, que tuvo lugar entre 1980 y 1988.

Durante ese evento, Irán ha mostrado su nuevo equipamiento, que abarcael sistema de defensa aérea S-300 fabricado en Rusia, además de tanques y misiles.

El responsable de la Fuerza Aérea de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, el brigadier general Amir Ali Hajizadeh, detalló que entre las armas de producción propia los iraníes mostraron tanto el sistema de misiles balísticos tierra-tierra Emad y como el misil balístico de largo alcance (750 kilómetros) Zolfaqar —llamado así por la legendaria espada del imán Alí, el primer imán del islam según el chiismo—, que posee una cabeza explosiva y que puede atacar a varios objetivos ubicados en diferentes localizaciones, informan los medios locales.

Por su parte, el comandante de la Guardia Revolucionaria Islámica, el general Mohammad Ali Jafari, indicó a Estados Unidos que «será major que deje de despilfarrar sus recursos humanos y su riqueza con su presencia maliciosa y dañina en el golfo Pérsico», según indica la agencia local Tasnim.

Irán también celebró paradas militares en otras zonas del país. Así, en los actos que tuvieron lugar en el puerto de Bandar Abbás, ubicado en el golfo Pérsico, participaron alrededor de 500 embarcaciones navales militares, submarinos y helicópteros.