Joven deportado de Estados Unidos se suicida cuando llega a México

77

Un migrante mexicano que tenía unas cuantas horas de haber sido deportado a Tijuana por parte de las autoridades de Estados Unidos se suicidó al aventarse desde el denominado Puente México de esta ciudad fronteriza, informó el secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Antonio Sotomayor Amezcua.

De acuerdo a la información preliminar, aún no se sabe el estado de origen de este migrante ni de qué parte de Estados Unidos fue repatriado, sin embargo, se logró puntualizar que tenía 44 años de edad y que respondía al nombre de Guadalupe Olivas Valencia.

El reporte de la Policía Municipal de Tijuana indica que a alrededor de las 9:00 horas de este martes una persona de sexo masculino se aventó desde el Puente México o Puente Nuevo de “El Chaparral”, el cual tiene una altura aproximada de 10 metros. Elementos del Grupo Beta, socorristas y agentes policíacos preventivos atendieron la emergencia, por lo que aún vivo lo trasladaron al Hospital General de esta frontera, donde posteriormente falleció debido a la fuerte contusión que presentó en la cabeza.

Las autoridades municipales y médicas que fueron entrevistadas tras el incidente comentaron que el ahora fallecido tenía una bolsa con sus pertenencias personales, como las que entrega Customs and Border Protection (CBP) a los migrantes que deportan diariamente, por lo que de esa forma supieron que se trataba de un connacional repatriado.

Los encargados de las diferentes casas del migrante existentes en la ciudad manifestaron que esta persona no se había acercado a ninguno de estos centros, pues todo indica que tenía solo unas horas de haber sido retornado a México. Sin embargo algunos testigos cercanos al lugar donde este migrante se quitó la vida, refirieron que pidió ayuda a varias personas, pues mostraba desesperación por ver la manera de regresar de nueva cuenta a la Unión Americana.

Sergio Tamai Quintero, coordinador del grupo pro migrante “Ángeles sin Fronteras”, aclaró que este hecho no tiene precedentes, pues no se tenía conocimiento en años anteriores de paisanos repatriados que se quitaran la vida al ser enviados a la frontera mexicana por las autoridades de Estados Unidos.

 “No había sucedido pero nos preocupa que puedan darse más casos. Son personas que tienen muchas veces ya a la familia en Estados Unidos, que no tienen manera de subsistir en México y eso les genera una depresión, más los problemas personales que ya pudieran tener”, comentó.

Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) se hizo cargo de la investigación para determinar las posibles causas que propiciaron este hecho y dar aviso a los familiares de la víctima.