La compañía Tekereke ofrece Estampas Mexicanas a los niños morelenses

25

El domingo 18 de octubre, la compañía de marionetas “Tekereke” atrajo desde muy temprano al Centro Cultural Jardín Borda a niños deseosos de ver en acción a sus personajes. Casi hasta su máxima capacidad, en la sala Manuel M. Ponce la multitud espero ansiosa el inicio del evento.

Desde hace más de 20 años, la Compañía de Marionetas Tekereke ha llevado un mensaje humanista a través de la magia de los títeres, siempre llevando a sus espectadores a un mundo de historias llenas de imaginación y fantasía.

El inicio del encuentro comenzó con la bienvenida y un agradecimiento al público por su asistencia, comentando el inicio de una fecha tradicional mexicana: el día de muertos, invitando a los padres a que sigan educando a sus hijos con la energía de la cultura y de sus tradiciones, para que en lugar de que estas desaparezcan se fortalezcan cada día más. Recordando a los grandes personajes a lo largo de la historia de México, el presentador finalizó su discurso para realizar la segunda y tercera llamada del espectáculo.

La interpretación que hizo la compañía de marionetas Tekereque fue la obra “Estampas Mexicanas” iniciando con la fábula del buen hombre y su hijo, la cual relata una historia campirana que muestra la inventiva y el carácter del mexicano para resolver problemas cotidianos. Los actores de marionetas empezaron el espectáculo atrayendo la total atención no sólo de los más pequeños, sino también de los adultos que durante el transcurso del show volvieron a ser niños.

“Siriaca la calaca flaca” fue el siguiente número, donde una representativa calaca humana  saludó a los niños que, emocionados por su vestuario, la saludaban, interactuando, bromeando, bailando y jugando. Siriaca la calaca flaca apareció poco después para ganarse de igual manera el corazón de las familias que divertidas disfrutaban del show.Con ayuda de dos niños y un joven que estaba entre el público, el par de calacas hizo reír a la audiencia.

El encuentro culminó con un baile representativo de Morelos: los chínelos. Los niños, entusiasmados, subieron al escenario para bailar con el actor de Tekereke, quien se despidió incitando a los padres a educar a sus hijos de una forma culta y lejos de las cosas que provocan violencia diciendo: “Pongámosle a nuestros hijos en las manos cosas constructivas: que nuestros niños sueñen, tienen derecho a soñar en las cosas grandes de la vida. A nosotros nos toca ese papel, a nosotros como papás, mientras nuestros hijos sueñen pueden realizarse como personas. Muchas gracias ojala nos veamos muy pronto. Hasta la próxima.”