«La constitución nos une» la columna de Javier Bolaños, presidente de la Cámara de Diputados

14

Por: Javier Bolaños Aguilar

Este cinco de febrero desde el Teatro de la República conmemoramos el primer centenario de nuestra Constitución, aquella surgida de la antorcha con la que encendió Francisco I. Madero los pebeteros de la inconformidad que incendio el territorio nacional.

La revolución mexicana, que encabezaron desde Morelos Emiliano Zapata, y Francisco Villa, desde el norte, fue conducida por Venustiano Carranza hasta la consolidación de la Carta Magna que nos consolido como república democrática representativa y federal.

Pero a cien años debemos reconocer con claridad y honestidad, que la implementación de las últimas reformas constitucionales ha quedado debajo de la expectativa de la sociedad.

Los agravios de ayer impulsaron las grandes decisiones que nos dan presente, ¿Cuáles son las ofensas de hoy?

Hoy México exige educación de calidad, la gente exige no sólo que sus votos cuentes, exige también rendición de cuentas y transparencia de sus autoridades, el pueblo demanda rendición de cuentas y transparencia de sus autoridades, exige órganos de revisión autónomos de los poderes locales, combustibles disponibles y más baratos.

En estos momentos que con orgullo conmemoramos la vigencia de nuestra Carta Magna, el mensaje también es por la unidad nacional. México es un país con enorme riqueza, que jamás se ha arrodillado ante nadie, no lo hizo en el pasado, no lo hará ahora. No habrá muro ni frontera que limite los principios y valores que emanan de nuestra Constitución.

Esta unidad nacional indispensable para enfrentar lo que venga de fuera. Exigimos respeto de la misma forma que respetamos. Las ofensas del vecino son ofensas a nuestro pueblo.

Unidad nacional para mantener por encima de nuestras diferencias un espíritu patriótico y solidario, para entender que después de los tiempos de competir están los tiempos de construir.

El centenario de nuestra Constitución es ahora punto de partida. Hago votos para que las instituciones y quienes tenemos responsabilidad de encabezarlas logren la transformación que los mexicanos demandan en torno a mejores horizontes de seguridad y bienestar para todos.