“La Nopalera” se reúne en el Teatro Ocampo y presenta álbum

29

La noche del miércoles 26 de agosto, la banda de jazz fusión “La Nopalera” sostuvo un reencuentro sobre el escenario del Teatro Ocampo. Con 15 músicos en escena, “La Nopalera”, fundada hace ya 38 años, brindó un emotivo y memorable concierto que empezó a las 20:00 horas, alternando formaciones e incluyendo, en unas y otras, a viejos miembros de la banda junto a músicos jóvenes que colaboran en proyectos alternos de Cipriano Izquierdo.

El espectáculo sirvió como presentación del nuevo material discográfico homónimo de “La Nopalera”. Para ello, Cipriano Izquierdo convocó a los antiguos miembros de la agrupación, entre los que se encontraban los cantantes: Cecilia Toussaint, Maru Enríquez, Tiki Bermejo y los músicos Eniac Martínez, Alejandro Corona, Jorge Arturo Chamorro, Carlos torres, Chuco Mendoza y, como invitado especial, el maestro Javier Eduardo Ibarra. Todo ellos compartieron el escenario con una nueva generación de músicos que acompañan a Cipriano en proyectos alternos, como: Omar Vázquez, Keiko Niikura, Andrés Uribe, Azucena Méndez y David Caspeta.

Las formaciones rotaron durante dos horas de concierto, durante el que regalaron, a un público entregado que ocupó las dos primeras plantas del teatro, interpretaciones de piezas como: “Domingo Canta”, “Veracruz”, “En cualquier instante”, “Milongo”, “La rabia, Dominio Público” y “Carajo”.

Me dijeron que no cante

Que yo sólo pa’l trabajo

Carajo, ya no estoy

pa’ no exigir lo que me toca

Carajo ya no estoy

pa’ tolerar más atropellos

Carajo ya no estoy

pa’ que disfruten nomás ellos

 

“¿Alguna queja?”, preguntó Cipriano, bromeando con  la audiencia después de una canción. “Este sueño de haberlos traído, de haberlos conjuntado, de ese compilado, de verlos en la Ciudad de México en donde empezó a brillar toda esta Nopalera, fue una idea realmente floreciente de Azucena, mi compañera. Me dijo: ‘¿por qué no los traemos aquí?’ ‘¿Quién va a pagar?’, le dije yo, ‘¿cómo crees? Viven en muchísimos lugares’. Y me contestó: ‘Pues vamos a hacerlo’. Con esa visualización, con ese cariño y ese empuje para realizar todos los detalles, llamadas, reservaciones, entusiasmos, se logró esto. Quiero agradecérselo netamente.”
Entre viejas historias de la génesis de la banda y los casuales encuentros entre miembros, bromas y un entregado repaso por su historia musical mediante emocionantes interpretaciones, “La Nopalera” se despidió de Cuernavaca para dirigirse a la capital, en donde ofrecerán otro concierto próximamente.