La «pandemia y el amor por la cocina» han cambiado mi vida: Araceli

Con altibajos los primeros meses y las bajas ventas por la pandemia todos los días se persigna para que no falten los clientes.

47

Araceli Bahena Rodríguez mamá de dos hijos y cocinera de tiempo completo, festejará este 10 de mayo, trabajando por qué la comida es sagrada y el aporte económico para los gastos de la casa están al día.

Desde hace tres años se vio en la necesidad de emprender su propio negocio una pequeña cocina económica en ampliación Civac, con altibajos los primeros meses y las bajas ventas por la pandemia todos los días se persigna para que no falten los clientes.

Ser mamá, esposa, ama de casa y mujer emprendedora no cambia nada este 10 de mayo, es para los mexicanos un símbolo de «fiesta nacional», pero tendrán que buscarse otras formas de festejar para evitar contagios de Covid-19.

«En mi negocio doy empleo a otras dos personas que son mamás solteras que también tienen necesidades básicas que cubrir y tendremos que trabajar, aunque sea medio día y después irnos a celebrar con nuestras familias. Ser cocinera es un trabajo laborioso hay que ser dedicado en la preparación de los alimentos, tener buena sazón y un buen modo para tratar a la gente», dijo Araceli Bahena.

El rol de la mujer en la historia de la alimentación es muy amplio, pues va desde la conservación agrícola y la preparación de platillos, hasta la convivencia en la mesa y la salud familiar; la pandemia exacerbó el deseo de algunos entusiastas de la gastronomía por tener la última tecnología en casa.

“Mis 9 hermanos y yo festejaremos a mi mamá María Rodríguez de 69 años de edad, agradecemos aún tenerla con vida y poder disfrutar con ella los momentos especiales como esta celebración del Día de las Madres», Aracely Bahena.