«La UAEM x todos y todos x la UAEM» la columna del Prof. Isaías Cano

10

Por: Isaías Cano Morales

Qué ironía, tuvo que  arribar a Morelos un gobierno surgido de un partido autocalificado de izquierda, a cuyas de filas pertenece Graco Ramírez, cuyas acciones dicen todo lo contrario, para que la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), afrontara serios problemas de financiamiento para el desempeño de sus elevadas tareas educativas, culturales, científicas, de investigación y de índole social. Con ninguna otra administración, ni del PRI ni del PAN, que no precisamente han sido ejemplos de gobierno en materia educativa, la UAEM había sido objeto de intentos de agresión a su autonomía a través de negársele los recursos que por ley le corresponden.

El motivo de la predisposición gubernamental contra la institución, ha sido el papel social que ha jugado su rector al frente de su comunidad en el contexto de la descomposición social y política que vive nuestro estado. De ahí el encono y el propósito perverso del mandatario, que así deja ver su tendencia derechista, de arremeter con todo, incluyendo la calumnia, la mentira y un poder utilizado para ambiciones que trastocan lo irracional, para perjudicar nada menos que los estudios y el futuro de miles de jóvenes que tienen en la UAEM el espacio para la preparación y desarrollo profesional e intelectual, siendo ello un derecho que nadie en juicio sano debiera violentar.

La lucha que libra la UAEM por los presupuestos retenidos y contra pretensiones de suyo mal intencionadas de romper su autonomía, no debiera ser solo de la institución, de sus académicos y estudiantes, sino que esa batalla que sostiene contra la embestida de un gobierno insensible, debiera  contemplarse como deber de toda la sociedad por defender una  entidad de estudios y cultural que pertenece a todos los morelenses, no aun gobernador, ni a un rector y menos a intereses políticos partidistas.

El sostenimiento económico de las universidades depende de los recursos presupuestarios   alimentados con los dineros que aporta la ciudadanía vía los impuestos, por lo que las casas de estudio del país pertenecen a la nación y a todos los mexicanos, no a intereses mezquinos como los que asoman en  el conflicto UAEM-Gobierno preñados de ambición política personal y partidista. La UAEM x Todos y Todos por la UAEM.