Las películas no deben tener mensaje social ni aleccionar: Tenoch Huerta en entrevista con Viri Arias

104

Las películas no deben tener mensaje social ni aleccionar: Tenoch Huerta

Por: Viridiana Arias

Fotografías: Jorge González

La película Güeros del director Alonso Ruizpalacios fue la gran ganadora de al sumar cinco estatuillas en la 57 entrega de los Premios del Ariel. La cinta de Ruizpalacios ganó en las categorías de Mejor Sonido (premio compartido con Las oscuras primaveras), Mejor Ópera Prima, Mejor Fotografía, Mejor Director y Mejor Película. A propósito del triunfo les compartimos la entrevista exclusiva de “El Txoro Matutino” a Tenoch Huerta, protagonista de la cinta cuya actuación le valió la nominación como mejor actor.

Tenoch Huerta, uno de los mejores actores mexicanos de su generación, visitó “El Cine Morelos” para presentar la película “Güeros”, ópera prima de Alonso Ruizpalacios, que ha sido multipremiada en el extranjero y continua cosechando éxitos como las 12 nominaciones a los premios “Ariel”, incluyendo “Mejor Actor” para Huerta. En exclusiva para la “Revista ¿Qué pasó?”, el protagonista de cintas como “Días de gracia” y series como “Cloroformo”, charló con su muy peculiar sentido del humor sobre su exitoso presente y sus sueños a futuro.

¿Qué te sedujo del guion de “Güeros”?

Llegó en un momento en el que atravesaba una crisis porque no llegaban a mis manos buenos guiones, entonces leí “Güeros” y mi fe en la humanidad regresó. Me encantó el guion, el personaje me seduce profundamente porque de lo que hecho hasta ahora es de los que más se parece a mí.

 ¿En que se parecen Tenoch y “Sombra”?

Al igual que “Sombra” yo estuve en la UNAM en 1999. Durante la huelga estudiaba periodismo en la ENEP Aragón, y participe tanto en las ‘clases extramuros’ como en el movimiento.

¿Cuál es el mensaje social que deja “Güeros” a la sociedad mexicana?

Ninguno, las películas no deben tener mensaje social, tampoco deben aleccionar en nada. Las películas simplemente son reflexiones de un autor acerca de cosas, y una forma poética de presentarlas. Obviamente estas representaciones tienen una ideología o tendencia, al final es la voz de un ser humano, y tiene un juicio de valor. Sin embargo “Güeros”, aunque se narra temporalmente durante  una huelga, no aspira a aleccionar sobre una geografía política adecuada. Trata más bien sobre la movilidad e inmovilidad de las personas, de conocerse y resolverse como ser humano, de madurar, asumir y comprometerse con la vida, de eso va la película.

Y también va de conocer la ciudad donde vives ¿Qué descubriste del DF durante el rodaje?

Muchas cosas, a mí me encanta la ciudad, normalmente voy a todos lados en bicicleta y la grabación fue como entrar al “lado b” de los lugares que conocemos del DF. Fue algo totalmente alejado de un comercial de turismo, fuimos a los lugares que de verdad habita la gente todos los días como ‘La lagunilla’, ‘Santa fe’, etc. Fue impresionante ir por una avenida conocida, descubrir un callejón que te hace decir ‘ah chinga’, cruzarlo y descubrir el resto de la ciudad que te habías perdido. El DF está compuesto de cientos ciudades que se unieron para conformar una ‘megaciudad’.

¿Te agrada que tu personaje en “Güeros” no se parezca a lo que habías representado hasta ahora?

Había hecho al jodido, sufrido y ratero, (risas)…En México tenemos un problema de racismo muy grande, si eres moreno no puedes ser más que eso tanto en televisión como en cine, no así en teatro. Era lo que normalmente me estaban dando, hasta ahora que me ofrecen un personaje que como te decía si se parece más a mí que soy una persona  de clase media baja, universitario, que ha trabajado desde que estudiaba, etc. Aunque claro que agradezco mucho mis otros personajes.

Tu carrera ha estado intrínsecamente ligada a Cuernavaca y a las mujeres…

Así es, a mujeres como Elisa Miller que fue una gran impulsora de mi carrera en el cine, Faride Schroeder con la que grabé el cortometraje “Mercy”. En general las mujeres han sido parte importante de mi vida, mi madre, hermanas, amigas, digamos que de diez personas claves en mi vida, seis han sido mujeres. Y sobre Cuernavaca, pues siempre ha sido una de mis ciudades favoritas, adolecen en política tanto como nosotros en “chilangolandia”, pero es una ciudad hermosa con gente maravillosa.

Ya te tocó interpretar a uno de nuestros máximos héroes: Zapata… ¿Qué te dejo ese personaje?

Fue emocionante en primer lugar porque es el héroe de mi héroe, que es mi padre. Lo he interpretado dos veces, una para televisión en “El encanto del águila”, y otra en cine, en “Ciudadano Buelna” de Felipe Cazals. Con el personaje de la película aprendí a mirar a Zapata más allá de la  estampilla de las monografías, me hizo entender en que ‘pedote’ estaba metido cuando se puso a desafiar todo simplemente para exigir que se respete el derecho  de ser quienes somos, ni siquiera fue por el poder.

Has manifestado como uno de tus planes a futuro poder dirigir… ¿Cuándo será esto?

Si se da ‘chido’, pero en este momento  de mi vida no tengo ninguna historia que contar. Creo que te tiene que hervir la sangre para que puedas hacerlo,  y sobre todo  tener algo que decir porque si no solo haces una linda colección de imágenes y una historia bonita. Y mi ambición en esta vida no es contar una historia bonita, es entender de que ‘carajos’ va la vida, para eso hago cine, para eso estudio mis personajes, para eso escribo reflexiones diarias; así que mientras no sienta esa gran necesidad no voy a dirigir.

¿Qué viene en tu carrera?

El estreno de la película “Los 33” basada en la crisis de los mineros en Chile, acabo de grabar unas escenas de ‘extra’ en la última película de James Bond en el DF, aunque creo que toda la toma me grabaron de espaldas pero me pagaron como si hubiera hecho un papel mediano en una película mexicana lo cual está ‘poca madre’.

04