Lula asegura que lo acusan por “miedo” a que busque otro mandato

15

En la mira de la justicia brasileña que lo tiene cerca de enfrentar un juicio por corrupción y lavado de dinero, en el marco del caso de la estatal Petrobras, el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, atribuyó ayer el proceso que iniciaron las autoridades judiciales en su contra, al “temor” de que vuelva a postularse para la presidencia en el 2018.

Durante un acato de campaña para las elecciones municipales del próximo 2 de octubre en Crato, en el noreste del país, Lula, frente a cientos de simpatizantes, criticó la decisión judicial de procesarle por supuestos delitos de corrupción y lavado de dinero.

El juez Sergio Moro, a cargo de la investigación del caso Petrobras, consideró que existen suficientes pruebas para enjuiciar tanto a Lula como a su esposa, Marisa Leticia, y a otros seis allegados al ex mandatario.

COMICIOS. “Están investigando mi vida desde hace dos años”, se quejó Lula, al asegurar que “están haciendo eso porque están con miedo de que sea candidato en 2018”, cuando se celebrarán las próximas elecciones presidenciales.

Según el ex mandatario, la “persecución judicial” que dice sufrir es obra de una “élite económica y política” que no perdona que “un obrero haya llegado al poder” en Brasil, un país del cual aseguró que “desde el descubrimiento había estado gobernado por la aristocracia”.

BARBARIDADES. En tono irónico, dijo reconocer que cometió “barbaridades” en el gobierno, entre las cuales citó “haber llevado a los hijos de los más pobres a la universidad, hacer escuelas técnicas, legalizar la profesión de empleada doméstica y garantizarle tres platos de comida por día a todos los brasileños”.

Según los cargos, el ex mandatario recibió diversos “favores” de empresas implicadas en el escándalo de Petrobras, entre los cuales figurarían un departamento de playa y el pago del alquiler, durante cinco años, de un depósito para guardar regalos personales que recibió durante su gobierno.