Manifestaciones generan afectaciones económicas para comerciantes

106

Las afectaciones económicas para los comerciantes establecidos, semifijos y ambulantes del Centro Cuernavaca, debido a las manifestaciones que se han suscitado en últimos días en esta ciudad son hasta de un 90%, así lo dieron a conocer los mismos comerciantes.

En entrevista con varios comerciantes aseguraron que no están en contra de que las personas se manifiesten por una causa como sucedió el lunes y el miércoles pasados, no obstante coincidieron en que lo deben hacer en las instancias correspondiente y sin afectar a las demás personas.

Bety, una comerciante de comida, quien cuenta con un negocio fijo de comida en el centro de este municipio aseguró que aunado a la crisis económica por la que atraviesan debido a la contingencia sanitaria del COVID19 ahora las manifestaciones provocan que estás afectaciones económicas crezcan, ya que con ellas apenas alcanzan un 10% de venta.

«Estamos muy afectados con lo del covid y ahorita con las manifestaciones yo creo que estamos afectados en un 90%», señaló.

Refirió que los gastos de luz, agua teléfono y pago de empleados están al corriente y lamentablemente no logran sacar ni estos gastos, ya que cada día lejos de ir avanzando, se retrocede aún más.

Por su parte María Inocente Reynas, comerciante de artículos como cubrebocas, gorras , cinturones y carteras ubicada en calle Guerrero del centro de Cuernavaca mencionó que lo peor que puede hacer la gente es manifestarse y cerrar calles ya que afectan a terceras personas que tienen que sacar los gastos del día a día como lo es su caso.

«Yo pago renta, y cuando se manifiestan ya no vendo porque la gente ya no viene al centro, entonces está muy mal eso, que se dirijan a dónde tienen que ir no afectar a terceros», dijo.

Añadió que desde que los dejaron reaperturar sus puestos al estar en semáforo naranja de la contingencia sanitaria han luchado por salir adelante y aunque endeudándose han resurgido sus negocios, por lo cual considera que es una inconsciencia que las personas bloqueen accesos de la ciudad ya que no piensan en la afectación económica que representa esto para los demás ciudadanos.

De igual manera David, un comerciante semifijo de dulces que se instala en una parte de calle Guerrero, coincidió con las demás comerciantes en que las manifestaciones colapsan la economía de los comerciantes, ya que en su caso las ventas en los días que se registran estas protestas apenas si alcanzan el 10%.

No obstante aseguró que como sea ellos tienen que salir a vender ya que debe llevar el sustento a su hogar, ya sea poco o mucho.

«Pues si nos afecta mucho estas situaciones pero pues debemos salir a trabajar sin importar que haya manifestaciones, lluvias o alguna otra cosa porque necesitamos llevar el recurso a casa para poder comer», mencionó.

Demetria Elizalde, una comerciante ambulante de globos, en el zócalo de este municipio aseguró que este tipo de acciones les afecta en demasía ya que son personas que van al día y no cuentan con otros ingresos y al ser ella el sustento familiar de su casa la situación es más preocupante.

«Sí nos afecta bastante, pero no tenemos de otra forma más que echarle ganas aquí, y más a las familias que tienen muchos integrantes como lo es mi caso, ya que yo soy el sustento de mi hija y de mis nietas, pues es más complicado», apuntó.

Recordó que la situación económica ya es precaria debido a la contingencia ya qué por tres meses no pudieron salir a vender y ahora con las manifestaciones está situación se vuelve insostenible.

Agregó que además de esto desde que comenzó la pandemia y hasta el momento no la mayoría de los comerciantes no han tenido ningún tipo de apoyo por parte del gobierno estatal.

Al igual que Demetria los demás comerciantes coincidieron en que no han recibido ayuda del Gobierno del estado ni pudieron acceder a los préstamos que tanto mencionó el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo a través de la secretaria de Desarrollo Económico y del Trabajo de Morelos.

Puntualizaron que estos préstamos estuvieron solo para unos cuantos pero no para quienes realmente los necesitan, debido a que los requisitos para acceder a ellos eran tantos que fue casi imposible cumplir con ellos.

Finalmente por esta situación la mayoría de los comerciantes tuvo que conseguir préstamos en otras partes para poder regresar a trabajar por lo cual ahora se encuentran endeudados y con las ventas tan bajas les preocupa no poder cubrir con sus pagos.