Mínimas las denuncias contra instituciones y empresas privadas en CFE: Observatorio Nacional del Consumidor

46

La excesiva burocracia interna y limitaciones legales en la ejecución de sanciones provocan la desconfianza ciudadana al dejar de realizar sus quejas por abusos en la prestación de servicio hacia la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), conforme a datos del Observatorio Nacional del Consumidor.

En el año 2020, reveló que las instancias públicas y privadas con más demandas ciudadanas fueron –en primer lugar- la Comisión Federal de Electricidad (CFE), seguida por la empresa Teléfonos de México (Telmex) y demás compañías de telefonía celular, seguida por las empresas cableras quienes también prestan el servicio de internet, así como las empresas vendedoras de gas doméstico.

El lucro durante los cuatro meses de confinamiento total fue por parte de la CFE al cortar el suministro del servicio a un 15 por ciento de los usuarios, hacia quienes hicieron cobros excesivos y dejaron de pagar por insuficiencia financiera.

Las empresas cableras actuaron de la misma manera e incluso durante el año pasado incrementaron en dos ocasiones sus tarifas en un 30 por ciento, sin que hubiera intervención de la Profeco a pesar de las denuncias presentadas.

Quienes rebasaron las quejas fueron las empresas vendedoras de gas doméstico, cuyo producto durante el 2020 tuvo un incremento del 40 por ciento en los cilindros que expenden, además de que eran entregados incompletos con solo el 30 o el 40 por ciento del producto.

Por los abusos el Observatorio Nacional del Consumidor dio a conocer que únicamente un 10 por ciento de las víctimas de empresas públicas y privadas realizaron la queja ante la Profeco, sin que al momento haya una sola respuesta.

Y es que la excesiva burocracia, así como sus limitaciones legales de la institución para sancionar dejan como resultado que la ciudadanía desconfíe o “pierda el tiempo” en realizar su queja correspondiente.