Murió el actor mexicano Héctor Ortega, a los 81 años

84

El actor Héctor Ortega ha perdido la vida a los 81 años de edad, así lo confirmó la noche del miércoles 3 de junio su colega Mauricio Herrera, quien a través de un comunicado en sus redes sociales difundió la noticia del fallecimiento del histrión que comenzó su carrera artística en la película En este pueblo no hay ladrones, de 1964.

Sin dar más detalles sobre su deceso, Herrera externó su pesar ante la muerte de quien llamó “su hermano».

“Con todo el dolor de mi corazón lloro el fallecimiento de mi hermano de hace 67 años, mi querido Héctor Ortega. Tantas vivencias juntos, risas y una hermosa amistad, te quiero hermano, QEPD”, escribió.

La noticia también fue difundida por la Asociación Nacional de Actores, en cuya cuenta de Twitter compartió “el fallecimiento de nuestro compañero y gran actor Héctor Ortega, miembro de nuestro sindicato. Nuestras condolencias a familiares y amigos”.

Héctor Ortega Gómez nació en la ciudad de México el 12 de enero de 1939, su trayectoria abarcó el cine, el teatro y la televisión e incluyó su participación en diversos proyectos como director y guionista.

Actuó en más de 40 películas, como Tívoli, La leyenda de una máscara, Santa Sangre y La montaña sagrada -de Alejandro Jodorowsky-, El águila descalza y Calzóncin Inspector -dirigidas por Alfonso Arau-, El rincón de las vírgenes y No eres tú, soy yo, y trabajó de la mano de grandes directores como Ignacio retes y Alfonso Arau. El intérprete participó en más de veinte telenovelas y series y una gran cantidad de obras teatrales que difundió también entre públicos populares como una labor de promoción de la cultura.

Estudió en el Teatro Estudio y en el Centro Universitario de Teatro de la Universidad Nacional Autónoma de México, llevó el teatro a las cárceles, escuelas y ejidos a través de proyectos de divulgación como el Teatro Nacional Popular con obras como El principito. En las últimas producciones en las que participó fueron La hija del caníbal y las telenovelas Hijas de la luna, Por ella soy Eva, Simplemente María, El privilegio de amar y Alegrijes y rebujos.