Niña de 4 años narra ante MP abuso sexual de maestra y directora de preescolar en Cd. Juárez

183

Una menor de 4 años de edad, cuya identidad no fue revelada, fue, supuestamente víctima de abuso sexual por parte de dos de sus maestras en el colegioMontessori Internacional de Ciudad Juárez, Chihuahua.

La víctima narró que era llevada por las acusadas a una habitación pintada en colores azul y rosa, con una puerta blanca; con este caso suman cinco las denuncias por agresiones sexuales ocurridas en escuelas de Ciudad Juárez durante el ciclo escolar.

Una menor de cuatro años fue víctima de abuso sexual dentro del Colegio Montessori Internacional. La narración que la niña realizó ante el Ministerio Público fue leída ante el Juez durante la audiencia donde su maestra y la directora del plantel privado fueron vinculadas a proceso.

La víctima dijo que era llevada a una habitación pintada en colores azul, rosa y una puerta blanca, además de mencionar una cama.

Esa acusación fue la base para que este martes 29 de marzo las docentes, Adriana Lucía H.G., y Mónica del Carmen C.R., del Colegio Montessori Internacional fueran vinculadas a proceso penal por el delito de abuso sexual.

Con este caso, suman cinco las denuncias presentadas ante las autoridades por agresiones sexual sufridas en escuelas de Ciudad Juárez, durante el presente ciclo escolar. Cuatro son abuso sexual y una violación, de acuerdo con datos de la Fiscalía de Chihuahua.

La denuncia de violación corresponde a la presentada por la mamá de la víctima de cuatro años del colegio Montessori Internacional y fue recibida por las autoridades el pasado 8 de marzo, aunque durante la audiencia de este martes fue reclasificado el delito como abuso sexual.

De acuerdo con la formulación de cargos presentada ante un Tribunal de Control por parte de una agente del Ministerio Público adscrita a la Fiscalía Especializada de la Mujer, la niña fue atacada entre agosto del 2021 y febrero del 2022, en el plantel del colegio ubicado en la colonia Del Sol, informó tras concluir la audiencia celebrada a puerta cerrada.

Las maestras fueron detenidas el pasado 23 de marzo en las instalaciones del colegio, en cumplimiento a una orden de aprehensión, y quedaron a disposición del juez penal de primera instancia Juan Alonso Martínez Grajales.

El 24 de marzo se realizó la primera audiencia, de formulación de cargos, en la cual la fiscal clasificó los hechos como constitutivos del delito de violación con penalidad agravada.

Este lunes 28 de marzo inició la audiencia de vinculación o no a proceso. Los abogados que representaron a las maestras, quienes pertenecen a cuatro despachos jurídicos diferentes, citaron a declarar a la abuelita de la víctima.

Al ser interrogada la mujer precisó ante el juez que fue a ella a quien la niña le reveló lo que le sucedía.

Los defensores también llamaron al estrado a una maestra y a una madre de familia del colegio. Ambas dijeron cuál es el proceso para recibir y entregar a los alumnos, y aseguraron que en ningún momento los estudiantes se quedaban a solas con las maestras.

Una médico y una psicóloga privadas también fueron interrogadas por los defensores para cuestionar los peritajes efectuados por la Fiscalía. La médico privado dijo que las lesiones que observó la legista de la Fiscalía en el área íntima de la víctima no forzosamente revelan una violación pues puede tratarse de una malformación congénita.

Las declaraciones de los testigos se prolongaron por horas. El Tribunal empezó a recibirlos después de las 13:00 horas del lunes y casi a las 02:00 horas del martes el juez decretó un receso, reanudando la audiencia a las 08:30 horas de ese mismo día, para escuchar alegatos finales tanto del Ministerio Público, los asesores jurídicos de la denunciante y los abogados de las maestras.

Después de las 15:00 horas de este martes, el juez Martínez Grajales emitió la vinculación a proceso contra las maestras, pero hizo una reclasificación. El juez consideró que se trata del delito de abuso sexual no de violación con penalidad agravada.

La reclasificación obedece a que hay diferencias entre los datos aportados por la víctima y por su mamá ante las autoridades, se pudo conocer. El juez dijo que la niña describe lo que de acuerdo a la ley puede ser clasificado como un abuso sexual.

El resolutor también dejó sin valor el peritaje médico elaborado por una doctora de la Fiscalía porque consideró que no contaba con las formalidades de ley, por ejemplo citó la falta de una serie fotográfica, también el consentimiento informado de la mamá para la revisión médica y al parecer se utilizó un machote pues quedó asentado que el agresor de la niña fue “el novio”, sin precisar más datos.

La anulación del informe médico al final no tendrá repercusión porque el delito fue reclasificado a abuso sexual y este no requiere de un informe médico, indicó personal del Tribunal.

Los abogados evidenciaron ante el juez que la habitación descripta por la víctima, en colores azul y rosa y con una puerta blanca, y la cama, no fue encontradas por los agentes ministeriales que realizaron un cateo en las instalaciones del colegio. El día que las maestras fueron detenidas, los policías inspeccionaron el inmueble.

Después de que se emitió la vinculación a proceso, la defensa solicitó que fuera el plazo para la investigación complementaria fuera corto y el juez aprobó un mes.

Además, el juzgador dejó vigente las medidas cautelares que impuso a las acusadas desde la primera audiencia. La maestra de la víctima, Adriana Lucía, continuará sujeta a la prisión domiciliaria porque se encuentra embarazada y la directora, Mónica del Carmen, va a permanecer en el reclusorio femenil.

Con información de SinEmbargo