«No somos asesinos» la protesta de payasos en México

83

O payaso o asesino, no se pueden ser las dos cosas. Así fue cómo cientos de payasos de toda Latinoamérica se han defendido este jueves en contra de la psicosis generada por personas disfrazadas que aterrorizan a la población. El gremio ha afirmado en su convención anual, celebrada en la Ciudad de México, que sus contrataciones para animar eventos han caído en un 50% y ahora son víctimas de agresiones verbales cada vez que se maquillan. «No somos asesinos, somos tus amigos», afirman los payasos.

Todo comenzó a finales de agosto pasado cuando unos niños de Carolina del Sur dijeron que un grupo de payasos intentó atraerlos al interior del bosque. Tras el suceso, las noticias de avistamientos similares comenzaron a propagarse por todo Estados Unidos y después México, Canadá, Reino Unido, España y otros países. En varios sitios la policía ha detenido a personas disfrazadas por asustar a la gente en la calle y a otros que aprovechan el fenómeno para lanzar amenazas en Internet. Los payasos terroríficos incluso han obligado a Ronald McDonald, la famosa figura representativa del restaurante estadounidense de comida rápida,a retirarse temporalmente.

La Hermandad de Payasos Latinos acusó a los medios de comunicación de dar mala publicidad al gremio. La manifestación, convocada en el Monumento a la Revolución de la Ciudad de México, reunió a niños, jóvenes y adultos vestidos de payaso que portaron pancartas y cantaron consignas para defender su oficio.

El fenómeno de los payasos asesinos no es nuevo, ha ocurrido cuando menos en otras tres ocasiones desde 1980. Psicólogos y especialistas señalan que el miedo a este tipo de cómicos no es tan irracional. Los rasgos exagerados de los disfraces pueden despertar en las personas un estado de alerta que atrapa a las emociones. A esto se le debe agregar un factor cultural causado por películas como It con el payaso Pennywise y casos de asesinos en serie reales como John Wayne Gacy.