OPINIÓN: Cuéntale bien Ulises por Juanjo Arrese

Comentario por Juanjo Arrese

657

Comentario por Juanjo Arrese

Todos sabemos que en la política como en el fútbol mexicano las estadísticas antes de la gran final no sirven de mucho. En nuestra liga, solo en 9 de 51 torneos se ha coronado el “Superlíder”, papel que Ulises Bravo dice tener en la contienda por la dirigencia de Morena en Morelos.

El hermano del gobernador, ha presumido a través de diferentes fotografías estar ganando consejeros o comprando conciencias (como usted prefiera llamarle), para votar a su favor en la elección del próximo líder de Morena en Morelos.

¿Le habrá contado Cuauhtémoc a Ulises que no necesariamente quien aparece en la alineación oficial portando tu camiseta jugará a tu favor? ¡Hay cada infiltrado en el vestidor! Algunos se ganan la titularidad prometiendo atajar todos los disparos en contra y luego en el minuto final se comen el gol más fácil dándole la victoria al rival.

La soberbia y el despilfarro del dinero de los morelenses hacen sentir a Ulises el “Todopoderoso” y sin empacho asume aquella frase águila de “Ódiame más” creyendo que la ambición y el miedo le hará ganar votos en el partido final. Eso le impide ver que esos hasta 26 votos que hoy cuenta a su favor pueden desvanecerse en un abrir y cerrar de ojos porque el amor a la camiseta y la lealtad se ganan con sudor en la cancha, no a billetazos.

Estamos en pleno draft y los que Ulises piensa que son sus jugadores andan negociando con otros equipos, no cualquiera se la va a jugar con el candidato del gobernador más desprestigiado del país.

Así como Morelos está urgido de fútbol de la máxima división, necesita también políticos de primera, no hermanos incómodos que solo buscan ‘acomodar’ beneficios a su favor.

El balón de Morena está en juego y “parece que como exhibieron hace unos días en Zacatepec, “Cuau” y los suyos no traen condición para aguantar los 90 minutos de juego.