“Parece que no entienden” Arquidiócesis de México a Diputados

73

La Arquidiócesis Primada de México arremetió contra los diputados federales, a quienes señaló por mantener en la opacidad sus gastos, hacer lujo de derroche y alistarse para terminar la LXII Legislatura, con el cobro de una cantidad “insultante”, superior al millón de pesos por diputado y que en suma, representará más de 556 millones de pesos, mientras millones de mexicanos se encuentran en crisis y desigualdad económica.

En la editorial del Semanario Desde la Fe, titulada “Parece que no entienden”, la Iglesia agregó que los habitantes de los estados también se llevarán un “duro golpe”, pues los integrantes de 17 congresos estatales que se renovaron el pasado 7 de junio, también se llevarán “jugosas cantidades” como bonos de fin de Legislatura, cuando el país, agregó, no está para “recompensas ni compensaciones” a los legisladores.

Asimismo, la publicación presentó la primera de cinco partes, de un texto denominado “¿Por qué la Iglesia se opone al ‘matrimonio gay’?”, el cual niega que sea por “conservadurismo” que se rechaza tal situación.

Explicó que el repudio se debe a que su obligación es su mantener el rumbo marcado por Cristo y  aunque ama a los homosexuales, no puede respaldar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En particular sobre el bono que los legisladores se otorgaron a sí mismos, la jerarquía católica recordó que al aprobar la Ley de Transparencia, se determinó que antes del último día de agosto, diputados y senadores debían ajustar las medidas de austeridad y aclarar los gastos de las fracciones parlamentarias.

“Sin embargo, la Cámara de Diputados se perfila de nuevo hacia la opacidad y el despilfarro. La crisis y desigualdad económica golpea de forma inmisericorde a millones de mexicanos, pero la transición hacia la nueva legislatura no dejará en la orfandad a los legisladores salientes”, apuntó.

Recalcó que aunque se ha negado la existencia de bonos por el fin de la Legislatura, cada congresista se llevará una cantidad “insultante” para los ciudadanos que no cuentan con lo más mínimo para cubrir las necesidades básicas de sus familias.

Haciendo alusión a información publicada en la prensa, la Arquidiócesis agregó que de acuerdo al Comité de Administración de San Lázaro, cada diputado cobrará a más tardar en agosto próximo, su dieta o sueldo mensual, de 74 mil pesos.

También se llevarán el fondo de ahorro por 900 mil pesos en promedio, si ahorraron los tres años de la Legislatura; la parte proporcional del aguinaldo, que será de aproximadamente 90 mil pesos más; así como el apoyo para despensa, para actividades legislativas y para atención ciudadana que ronda los 100 mil pesos y que reciben cada mes.

Al recalcar las cifras, el semanario católico enfatizó que solo hasta que termine la Legislatura, los ciudadanos sabrán a ciencia cierta en qué y cómo gastaban los diputados federales, y posiblemente, el monto total de sus recursos por el fin de Legislatura.

“Una muestra de opacidad y mezquindad es la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, auténtica cueva en la que no cae ni un rayo de transparencia. La VI Legislatura se soba las manos por las jugosas cantidades para sus integrantes: un bono de cerca de 150 mil pesos y más de cien mil pesos del fondo de retiro, sin contar otros beneficios que podrían ser otorgados a los 66 diputados”, abundó.

La editorial de la publicación religiosa lamentó que los congresistas tengan por oficio político llevarse un “botín” y sin cumplir los compromisos en materia de transparencia, ofendan al pueblo que a diario lucha por el sustento mínimo y por comer tres veces al día, con ganancias “insultantes”, cuando el oficio político, recalcó, debería ser el servicio social, no una prebenda.

Por otra parte y al encabezar la homilía dominical, el Arzobispo Primado de México, Norberto Rivera criticó a quienes se han inconformado con las actividades del Papa Francisco por distintos puntos de América Latina y le recomendaron no meterse en asuntos como el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, sino ocuparse solo de los asuntos espirituales.