PRI exige a AMLO hacer consulta sobre Tren Maya

18

La fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados, pidió someter a análisis integral y a un amplio “escrutinio público”, la obra del Tren Maya, propuesta por el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Manifestaron que de acuerdo a especialistas, esa obra dañará el hábitat de especies endémicas que habitan la región, como el jaguar, jabalíes y monos araña; aunado a que provocará un desequilibrio ecológico grave que no solo tendrá efectos negativos ambientales, sino económicos, sociales e incluso culturales, al alterar el modo de vida y costumbres de las comunidades que allí habitan.

Pusieron en duda los dichos del equipo del gobierno de transición, en cuanto a que la construcción del llamado Tren Maya no provocará el derribo de un solo árbol.

Aseguraron que transformar zonas con tradiciones milenarias en materia  de agricultura, organización social y económica y cultura, en sitios dedicados a los sectores comercio y servicios, alterará la vida de la población originaria.

Por lo tanto, solicitaron que la Cámara pida al Presidente electo,  Andrés Manuel López Obrador, de aclaraciones sobre los términos, condiciones, plazos y costos de la construcción del Tren Turístico Transpeninsular, mejor conocido como el Tren Maya, a fin de conocer el impacto que tendrá.

Incluso, se pronunciaron a favor de que se haga una consulta pública para conocer la opinión de los ciudadanos sobre la obra, como se hará en el caso del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que se construye en gran parte, en Texcoco.

Por todo ello, el GPPRI en San Lázaro presentó un punto de acuerdo por el que se exhorta al Presidente electo a aclarar los términos y condiciones de la construcción del Tren Turístico Transpenínsular para garantizar su viabilidad; asimismo, que considere la implantación de un mecanismo de consulta que permita conocer la postura de los mexicanos sobre dicho proyecto.

Recordaron que de acuerdo a los planteamientos del equipo de transición, el tren tardará al menos cuatro años en estar listo, costará de 120 mil a 150 mil millones de pesos; se pagará en 30 por ciento con recursos públicos e implicará la entrega de concesiones a la iniciativa privada.

Cruzará zonas turísticas, de reserva e incluso con acervo arqueológico en Tabasco, Campeche, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo.

“Es preocupante la falta de información en torno a un proyecto de esta envergadura, principalmente a sus especificaciones, a los impactos ecológicos que generará y las primeras licitaciones a realizar, ya que de acuerdo con entrevistas al equipo de transición, los trámites de construcción se realizarán desde los primeros días del próximo mes de diciembre”, alertaron.