«Renato López fue asesinado por problemas personales»: PEM

82

El asesinato del actor Renato López y de Omar Girón se trató de un ataque directo, según informó la Procuraduría del Estado de México después de una semana de investigaciones sobre el brutal asesinato del también presentador mexicano.

De acuerdo al diario El País, las investigaciones apuntan a que, por la manera en la que el cuerpo del actor y el de su publirrelacionista fueron hallados, no se trató ni de un robo ni de un secuestro sino de un ataque dirigido.

A Renato López lo querían matar”, fue la conclusión a la que llegó la Fiscalía del Estado de México luego de una semana de investigaciones.

La fuente aclara que aunque el motivo del asesinato sigue siendo un misterio, las investigaciones han resuelto que los criminales iban contra Renato y no contra Omar Girón, su representante.

Los reportes citados por el medio, señalan que el actor recibió 13 impactos de bala, suficientes para matar a una persona.

Los cuerpos fueron encontrados dentro de un coche en el municipio de Jilotzingo, Estado de México, con el cinturón de seguridad puesto, lo que ha llevado a las autoridades a concluir que se trató de una emboscada a la que no opusieron resistencia.

A 20 minutos en coche del lugar donde aparecieron los cuerpos de López y Girón, encontraron muerta a la española secuestrada, María Villar, a mediados de septiembre. A una distancia similar, pero hacia el sur, hallaron los cuerpos de dos mujeres en unas maletas. Y a principios de noviembre, en un municipio aledaño, el cadáver de una niña de 10 años fue arrojado dentro de una bolsa de plástico.

El secretario del Ayuntamiento de Naucalpan, Horacio Jiménez, reconoció en una entrevista al diario El País que la zona tiene graves problemas de seguridad y alertó del contagio de unos pueblos a otros.

«Naucalpan forma parte de una entidad donde se encuentran ocho de los 50 municipios más peligrosos del país».

Y añadió: «El problema que tenemos ahora es que el crimen organizado está permeando desde localidades aledañas a la nuestra. En las calles ya tenemos patrullas de todas las fuerzas de la Policía, el Ejército y la Marina». De las localidades a las que hacía referencia Jiménez destacaba una sobre todas: Jilotzingo, la misma en la que mataron a Renato.