Reportan secuestro masivo de estudiantes en Nigeria

Los medios locales nigerianos indicaron que son al menos 200 los estudiantes raptados, pero esta información no fue confirmada

263

Un número indeterminado de estudiantes de una escuela del centro-oeste de Nigeria fueron secuestrados este domingo, 30 de mayo de 2021, por hombres armados, confirmaron las autoridades.

“Es cierto que muchos estudiantes de una escuela de Tegina (en el estado de Níger) fueron secuestrados hoy”, pero, “por el momento, no puedo determinar el número real”, declaró por teléfono Mary Noel-Berje, jefa de prensa del gobernador del estado de Níger, Abubakar Sani Bello.

Los medios locales nigerianos indicaron que son al menos 200 los estudiantes raptados, pero esta información no fue confirmada por ninguna fuente oficial hasta el momento.

Este secuestro se llevó a cabo un día después de que fueran liberados 14 estudiantes de la Universidad de Greenfield, en Kaduna, estado situado en el noroeste del país y vecino del estado de Níger, tras llevar secuestrados desde abril.

En los últimos meses se incrementaron los secuestros masivos en escuelas del norte de Nigeria con el fin de obtener lucrativos rescates, y más de 800 alumnos fueron retenidos desde diciembre.

El pasado 12 de marzo, fueron secuestrados 39 estudiantes de la Escuela Superior de Mecanización Forestal de Igabi, en el estado de Kaduna, y fueron liberados entre abril y mayo.

El 2 de marzo fueron puestas en libertad un total de 279 estudiantes que habían sido raptadas el 26 de febrero en un secuestro atribuido por las autoridades a “bandidos” en una escuela pública femenina del estado de Zamfara, también en el noroeste del país.

El 17 de febrero hombres armados secuestraron a 38 estudiantes y profesores de la Escuela de Ciencias del Gobierno en Kagara, en el estado de Níger, y fueron liberados diez después.

Asimismo, el pasado 11 de diciembre, 344 alumnos -liberados una semana más tarde- fueron también capturados en una escuela en Kankara, en el estado de Katsina (noroeste), en un ataque reivindicado por el grupo yihadista Boko Haram, que hasta entonces se limitaba a atacar en el noreste del país, si bien las autoridades lo atribuyeron a bandidos.

Kaduna y otros estados del noroeste del país sufren ataques a menudo por parte de bandas de criminales implicadas en el robo de ganado y en secuestros para conseguir el pago de rescates.