Reprueba Guarneros a ciudadanos que hacen justicia por propia mano

Tras intento de linchamiento a asaltantes

180

Aseguró que, está consciente de que estos casos se dan por el hartazgo social ante la inseguridad, sin embargo pide a la sociedad realizar sus denuncias correspondientes y dejar que la autoridad castigue a estas personas

El titular de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) en Morelos, José Antonio Ortiz Guarneros, reprobó que la ciudadanía haga justicia por propia mano, tras el linchamiento de tres presuntos asaltantes en una ruta de Jiutepec hace unos días.

Aseguró que, está consciente de que estos casos se dan por el hartazgo social ante la inseguridad, sin embargo pide a la sociedad realizar sus denuncias correspondientes y dejar que la autoridad castigue a estas personas.

Lo anterior al destacar que al linchar a los presuntos delincuentes se pueden meter en un problema, ya que al haber por todos lados cámaras que están grabando a quienes golpearon a los delincuentes pueden meterse en un problema legal.

Añadió que han estado en constante comunicación con los transportistas quienes les han pedido que al menos dos policías resguarden sus unidades ,no obstante dijo esto no se puede hacer ya que no cuentan con los suficientes elementos para esto.

Puntualizó que aunque no se puede colocar a dos elementos en las rutas lo que sí están realizando constantemente son los operativos sorpresa principalmente en la zona oriente y aquí en Cuernavaca en las zonas más concurridas.

Habitantes de Jiutepec casi linchan a tres hombres

Tres hombres estuvieron a punto de ser linchados en el municipio de Jiutepec, Morelos, después de presuntamente haber asaltado una unidad de transporte público. Los hombres habrían sido retenidos por habitantes del poblado de Tlahuapan.

Después de interrogarlos, comenzaron a ser golpeados severamente, de acuerdo con información de medios nacionales y locales. En un video que circula en redes sociales, se puede ver a los hombres tumbados boca arriba, maniatados y con los rostros ensangrentados, mientras los pobladores les hacen reclamos y amenazas.