Se legaliza en Suiza la «Cápsula del suicidio», que ayuda a la gente a decidir cuándo morir

366

Desde hace años, ha exisitido un debate moral entre la capacidad del ser humano de decidir cuándo desea morir, y si esto es correcto o no. Son principalmente los choques ideológicos y religiosos los que se enfrentan a capa y espada sobre lo que es correcto y no y sobre lo que el libre albedrío debería permitir.

Pues bueno, ese es un problema que dejó de exisitir en el país europeo de Suiza desde hace años, pues ya desde el año 2006, las leyes del país establecieron que cualquier persona con pleno y óptimo uso de sus facultades mentales tiene el derecho a decidir sobre su propia muerte.

Fue gracias a esta ley y a un estudio que reveló que alrededor del 85% de los suizos apoyaba esta posibilidad, que Philip Nitchske, , un físico australiano defensor de la eutanasia, el cual a apoyado en reiteradas ocasiones este movimiento ideológico, creó una máquina llamada ‘Sarco’, la cual brinda al usuario, y dicho en pocas palabras, un suicidio asistido.

‘Sarco’, es un cápsula hecha de carbono y vidrio hecha con una impresora 3D que ayudaría a la gente a suicidarse de forma tranquila y sin dolor si así lo desean, esto apretando solamente un boton que libera gas nitrógeno que eventualmente el usuario inhala.

“El año pasado, buscamos asesoramiento legal de alto nivel sobre el uso de Sarco para muerte asistida en Suiza. La evaluación ya fue concluida y nos sentimos muy satisfechos con el resultado porque confirmó que no habíamos pasado ningún detalle por alto. No existe el menor problema legal”, detalló el creador sobre el estatus de su invento.

“La muerte se produce por hipoxia e hipocapnia, privación de oxígeno y dióxido de carbono, respectivamente”, añadió Philip.

¿Tú qué opinas sobre este invento?

Con información de Publímetro