Sellan con piedras y cemento casa que se regalaba en Cuernavaca para evitar fiesta del 15 de septiembre

2.248

Con la finalidad de evitar que se lleve a cabo la fiesta que se había convocado a través de redes sociales para el 15 de septiembre en la famosa casa abandonada ubicada en la Avenida Palmira sobre el Paso Express en Cuernavaca esta fue clausurada por trabajadores de la construcción quienes colocaron cemento y piedras sobre los accesos a la misma.

Esta casa que saltó a la fama por presumiblemente contar con presencias paranormales y que presuntamente se regalaba a quien permaneciera 24 horas dentro de ella, ya no podrá ser ni regalada ni mucho menos usada para organizar dicha fiesta patria.

De acuerdo con información recabada por las autoridades municipales habían intentado evitar que se consumara esta fiesta antes mencionada toda vez de que debido a la contingencia sanitaria están prohibidas las reuniones masivas y en este caso las fiestas con motivo de las fiestas patrias.

La fama que cobró está casa como un inmueble embrujado fue tal que incluso hace tan solo unas semanas, el youtuber Luisito Comunica asistió a este lugar para hacer un vídeo sobre está casa.

Cabe destacar que las leyendas que giran en torno a la propiedad la han catalogado por los fanáticos de lo paranormal como una supuesta propiedad embrujada, toda vez de que de acuerdo con las leyendas que circulan, esta casa perteneció supuestamente a un español que la comenzó a edificar, según los relatos, en las labores de construcción, uno de los albañiles murió luego de que le cayera un bulto de cemento desde el tercer piso. Al enterarse, el dueño y temeroso de las consecuencias, planeó junto con los demás trabajadores enterrar el cadáver en una de las columnas de la vivienda.

Se piensa que el trabajador muerto, realizaba magia negra por lo que maldijo al patrón y meses después, se registró la muerte de la hija del propietario. La niña, según se cuenta, fue enterrada en el jardín, y al no soportar el dolor de su pérdida, los padres de la pequeña se suicidaron.

Antes, como última voluntad, pidieron que sus cuerpos fueran remitidos al sótano de la propiedad con el fin de cuidar siempre su propiedad, pues desde que la edificaron creyeron que iba a ser la casa de ensueño que imaginaron antes de que los azotara la desgracia.

Es así como la casa pasa al abandono, y surge la leyenda de que quien permanezca 24 horas dentro de la misma, será el nuevo dueño.