SIP pide que nueva ley de medios en México respete la libertad de expresión

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) solicitó al Congreso de México que en la próxima discusión de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTyR) se impulse un debate “abierto, plural y apegado a los principios de libertad de expresión y de prensa “

39

En un comunicado la Sociedad Interamericana de Presa hizo la petición ante la “falta de certezas” de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ante las obligaciones que están sustentos los concesionarios de radio y televisión respecto a la libertad de expresión.

Se destacan las posibles medidas que fueron tomadas por la Corte en las cuales el Estado les permite obligar a que los medios informativos diferencien su opinión y la información con códigos de ética, que pudieran imponer criterios editoriales.

“Además de la intromisión en los contenidos, que restaría independencia a los medios, existe el riesgo de la viabilidad de estas empresas de comunicación, por cuanto las autoridades podrán sancionarlas con multas de hasta el 3 % de sus ingresos y clausurarlas por faltas reiteradas”, advierte la SIP.

Jorge Canahuati, presidente ejecutivo de Grupo Opsa, de Honduras, expresó angustia ante la posible limitante de los derechos universales que garantizan la libertad de opinión de los medios informativos, con el pretexto de proteger los derechos de las audiencias.

Canahuati dijo que sería, “desastroso para México que se censuren las libertades prensa y expresión o que se alineen esas disciplinas a la voluntad de alguna ideología partidaria o política”.

El director periodístico Jornet del diario La Voz del Interior, de Argentina, insistió en no aceptar las medidas legales restrictivas.

En el comunicado lanzado, se expresa que en Enero del 2017 los directivos de la SIP se reunieron con autoridades del Instituto Federal de Telecomunicaciones, encargados de vigilar el cumplimiento de las telecomunicaciones y la radiodifusión, para hacer frente a las medidas que en el momento estarían dando un nuevo “impulso”.

La Sociedad Interamericana de Prensa manifestó que las nuevas regulaciones convertirían a México en un “Estado censor”