Snowden pide perdón pero no se arrepiente

21

El exagente de inteligencia estadunidense Edward Snowden, refugiado en Moscú tras revelar métodos de espionaje a gran escala, pidió ayer al presidente Barack Obama que lo perdone, alegando que le hizo un bien al país.

Snowden lleva tres años en Rusia por haber filtrado miles de documentos que sacaron a la luz el tentacular sistema de vigilancia mundial de Estados Unidos, desencadenando un encendido debate sobre el derecho a la privacidad frente a la actuación del Estado.

“Si no fuera por esta divulgación, si no fuera por estas revelaciones, estaríamos peor”, dijo al diario británico The Guardian.

“Sí, hay leyes que dicen una cosa, pero para eso existe la potestad del perdón, para las cosas que parecen ilegales sobre el papel, pero cuando se las examina desde la moral, desde la ética, cuando vemos los resultados, parece que eran necesarias”, argumentó.

El estadunidense de 33 años esgrimió que cuenta con grandes apoyos, porque “al público le preocupan estos temas mucho más de lo que había anticipado”.

Snowden, cuyo permiso de residencia en Rusia vence el año que viene, y que en las últimas semanas ha criticado a su anfitrión, el presidente ruso Vladimir Putin, dijo que está preparado para pasar tiempo en la cárcel: “estoy dispuesto a hacer muchos sacrificios por mi país”.

En 2015, la Casa Blanca rechazó una demanda firmada por 150 mil personas pidiendo el perdón para Snowden.

Desde Rusia, el extécnico de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) ha seguido ventilando secretos de Estado norteamericanos.

Una de sus más recientes filtraciones fue la semana pasada, cuando entregó al diario The Intercept documentos que aseguran que la base militar de Estados Unidos Menwith Hill Station (MHS), en Reino Unido, es parte vital de la red de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés).