Sonido Gallo Negro en el Hotel Boutique Casa de Campo

21

En un entorno abierto, fresco, rodeado por vegetación y lleno de un ambiente familiar, se dieron cita personas de todas las edades para bailar la cumbia de la agrupación capitalina Sonido Gallo Negro el pasado viernes 1º de mayo.

Las primeras personas que arribaron al Hotel Boutique Casa de Campo del Centro Histórico lo hicieron alrededor de las 17:00 horas, momento en el que la banda local de surf y psychobilly Sr. Atómico subió al escenario, presentada por Paco López del Instituto Morelense de Radio y Televisión (IMRyT) transmitiendo en vivo, para tocar canciones como “Fliequito yeyé”, “Se dice atómico”, “Misirlou”, “Niño Misil” y “Narcomensaje”.

Les sucedió la propuesta Malmalario, también local, una fusión de hip-hop, rock y funk nacida en el año 2011 que se presentó por primera vez en su ciudad de origen. Sobre el escenario tocaron temas como “Perros”, “Maternidad” y “Vecina”, al tiempo que arrojaban matamoscas al público e invitaban a una maestra de yoga a ejercitarse durante esa última canción.

Señal&Zación fue la tercera banda en participar. Señal&Zación está integrado por Señal —hiphopero surgido de Emiliano Zapata, Morelos—, y Zación —un trío multidisciplinario que lo acompaña—, quienes se alinean en esta fusión de jazzidhop. Después de abrir su set con un jam de presentación, echaron mano de sólidos riffs y una intensa armónica para acompañar las rimas de “Miel sobre hojuelas”, “Respiro”, “Esclavos modernos” y “Vamos a pintar”.

Ali Gua Gua, miembro de Las Ultrasónicas y Kumbia Queers, había llegado al jardín de Casa de Campo desde hace horas, pero comenzó su set (bajo el nombre artístico DJ Guagüis) a las 22:00. Durante una hora mezcló canciones selectas de cumbia con hip hop y ritmos tropicales que convocaron a mucho más gente para el momento estelar.

Sonido Gallo Negro es una banda que retoma el sonido psicodélico de la cumbia peruana de los años 70’s, combinándolo con subgéneros como la chicha, la cumbia amazónica, huayno, cumbia sonidera y boogaloo, empleando siempre Farfisa, Fuzz, y Güiro. Invitado frecuente del festival Vive Latino, Sonido Gallo Negro es una propuesta de rareza exótica que gusta de vestir su música con aires esotéricos que alteran la percepción y obligan a entrar en trance hasta el agotamiento. Durante su espectáculo de hora y media que incluyó tres encores, Sonido Gallo Negro tocó su característica cumbia instrumental para beneplácito de los asistentes, quienes pudieron disfrutar de cortes extraídos de las placas “Cumbia Salvaje” y el reciente “Sendero Místico”.

La empresa Scena Producciones realizó este concierto con la convicción de colaborar en la creación de la oferta cultural y espectáculos de alta calidad en el estado de Morelos. Trabajando por la convivencia sana, se pensó en el Hotel Boutique Casa de Campo, un lugar que cuenta con todas las facilidades de acceso, seguridad y confort. A esta iniciativa se sumaron Sie7eocho Punto de Cultura, como agencia de gestión cultural, y el Instituto Morelense de Radio y Televisión (IMRyT) con apoyo en la difusión.