«Te prometo… un gran público» la columna de Cine de Miguel Mendoza

20

Por Miguel Ángel Mendoza

México vive un gran momento en cuanto a producción cinematográfica se refiere, incluso me atrevo a decir que vive un auge también en el tema de consumo cinematográfico.

El problema –dirían unos- es que no se consume cine mexicano y lo que más se ve hoy día en México es el cine estadounidense, en una buena el Tour de Cine Francés aporta mucho a que al público se interés por una semana en el cine francés.

El público y la exhibición ha sido todo un tema en diversos foros, festivales y charlas informales entre expertos –y no tan expertos- en materia de cinematografía, llámese producción, distribución y exhibición.

Hay mucho por hablar en materia de exhibición porque es “el cuello de botella” que hay que resolver para continuar saneando la industria del cine en México.

México produce decenas de películas al año, de eso no hay duda, produce de todo, desde bodrios que no aportan a generar un mejor público (podría mencionar unas cuantas, pero nos mantendremos positivos) hasta joyas ocultas como “Los Hamsters” de  Gil González, “Almacenados” de Jack Zagha (que ya viene su estreno comercial), “Las Elegidas” de David Pablos (que ya pueden ver en Netflix) y por supuesto una de mis favoritas del 2015 “Te prometo anarquía” de Julio Hernández Cordón, película con múltiples participaciones en festivales internacionales de cine, así como un numero considerable de reconocimientos, también a nivel internacional; pasó desairada en la más reciente entrega de los premios “Ariel” de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de México.

TPA tuvo su estreno este fin de semana en Ciudad de México y distintas ciudades del país y es una película que impacta por la sutil fuerza con la que se presenta, es de esas películas que en cuanto te platican de ella en 30 segundos de que va, quieres ir corriendo a verla, nadie se esperaría que los protagonistas Johnny y Miguel además de ser unos patinetos perdidos en la Ciudad de México lleven una doble vida “ordeñando” a su banda, a la banda de ambulantes del metro y a quién se deje, la primicia de la película es impactante más Julio Hernández no la maneja de modo escandaloso ni provocador, todo lo contrario la va acompañando de una historia de amor homosexual-bisexual entre sus protagonistas. Esta película merece toda la atención del público en México, no por lo premios que haya ganado -y seguirá ganando de seguro-, si no por presentar una gran historia, increíblemente bien interpretada por Diego Calva y Eduardo Eliseo Martínez A.K. A. “El Pelukaz”, acompañada magistralmente de una banda sonora que no se puede borrar de la cabeza en meses y por supuesto por la mirada de su director quién a paso firme ha ido posicionándose como uno de los favoritos de la crítica nacional e internacional a través sus propuestas anteriores “Gasolina” y “Las Marimbas del Infierno”. Julio Hernández Cordón con sus películas ha demostrado ser un director verdaderamente experimental y ha salido avante; reitero que la película merece estar posicionada en el imaginario colectivo más allá de los asistentes a festivales, jurados y críticos, esta película la debe de ver todo México y como público merecemos ver más películas así.

Te prometo anarquía merece una gran exhibición, merece un gran público.