Termina el taller de Caricatura y Humor Gráfico del monero Hugo Ortiz

49

Al mediodía del viernes 14 de agosto, en el Centro Cultural Jardín Borda se llevó a cabo la última sesión del taller de Caricatura y Humor Gráfico impartido por el monero Hugo Ortiz durante cuatro sesiones repartidas en cuatro semanas. Del 24 de julio al 14 de agosto, un grupo de jóvenes morelenses acudió cada viernes a perfeccionar su técnica, conceptualización y entendimiento de la caricaturización bajo la tutela del consagrado monero en el marco de la exposición “Rius para Principiantes”.

En una ceremonia realizada junto a la Primera Fuente de la entrada del Jardín Borda, Samaria Guevara, jefa del departamento de exposiciones de la Dirección General de Museos y Exposiciones de la Secretaría de Cultura, hizo un llamado a valorar los proyectos realizados alrededor de las exposiciones del Centro Cultural, los cuales buscan el desarrollo integral del público interesado en el concepto de las muestras museográficas. A continuación, entregó reconocimientos a los jóvenes que presentaron sus trabajos finales en la última sesión.

Hugo Ortiz, en entrevista para la Secretaría de Cultura, habló sobre su relación con las artes gráficas y su primer acercamiento a la caricatura política: “Yo considero que el dibujo es la estructura vertebral del arte en general —declaró—. Por el dibujo llegué a la caricatura y también a la pintura y a la escultura. Desde chavito me interesó mucho dibujar. Y el primer contacto que siempre tiene uno de niño, principalmente con el dibujo, es por la caricatura: los comics, Rius o los moneros de La Jornada. Ese fue mi primer contacto. De joven me gustaba recortar las caricaturas, y las iba guardando. Las consideraba una manera muy inmediata de entender la situación en la que estaba el mundo. Entonces en algún momento de mi vida leí una noticia y de pronto, al terminar de leerla, se me ocurrió algo. Yo no sabía que esa idea que había detonado la lectura podía desarrollarse en algo gráfico. Y como yo trabajo con ideas… empecé a experimentar en ese campo gráfico a través de la caricatura, el humor y la crítica.”

“Es la primera vez que doy un taller de caricatura y me voy muy contento con los resultados. Tuve chicos muy muy talentosos. Fueron cuatro sesiones y en las cuatro se abordó el cómo hacer caricatura, cómo se caricaturiza a una persona, y se les dio la libertad de elegir desarrollar alguna idea gráfica o alguna narrativa secuencial propia. Me voy con un grato sabor de boca y con un gran aprendizaje”, finalizó.