Tips de alimentación: “Hábitos saludables en los hijos” la columna de Nutrición por Vanessa Narváez

98

Por: LN Vanessa Narváez Velázquez

Especialista en Enfermedades Crónicas no Transmisibles de Origen Nutricional

OPCIONES SALUDABLES

vanessa.opcionessaludables@gmail.com

310-1083 /3-18-5828

No hay mejor regalo para tus hijos que construir una calidad de vida óptima que le permita preservar la salud, si desde pequeños les fomentamos un estilo de vida saludable a través de una alimentación correcta, ejercicio, dormir bien, una recreación sana, le permitirá adoptar hábitos desde entonces y para el resto de su vida.

La alimentación durante esta época de la vida debe asegurar el crecimiento y desarrollo con una correcta actividad física y promover hábitos dietéticos saludables para prevenir enfermedades nutricionales en la edad adulta

Hoy les quiero compartir algunos tips para ayudar a formar hábitos saludables en tus hijos.

Lo primero que debemos de entender es que los adultos somos los responsables de la calidad de alimentos que ofrecemos a nuestros hijos, los niños son como esponjas y quieren hacer justo lo que hacen los papás, así que empieza por preguntarte si el estilo de vida que llevas, la forma de alimentarte y de ejercitarte es la que quieres enseñarle a tus hijos.

Los adultos NO deben ejercer el control sobre qué cantidad debe ingerir el niño. Los niños regulan su ingesta en respuesta a la regulación fisiológica de hambre y saciedad y balance energético corporal dependiendo de la edad que tengan.

Los niños comprenden bien cómo y cuándo se come  y que existen situaciones especiales donde se consumen alimentos de manera diferente, por ejemplo los cumpleaños.

Servirle las raciones apropiadas en tamaño según la edad del niño y su gasto energético.  Es importante distribuir las comidas en 4-5 tomas. Tres de ellas deben ser completas y equilibradas en cantidad y calidad. Las otras dos comidas intermedias, deben ser de sostén, ligeras pero no por ello menos nutritivas. No se deben utilizar para aportar alimentos superfluos.

La comida con otros enseña no sólo las pautas comportamentales adecuadas, sino también a sentir placer por la comida. Comer toda la familia junta es importante. La separación “de los pequeños” suele revertir en hábitos poco saludables.

Se debe promover su comensalidad sin castigarlos, el niño debe entender que a la hora en la que se sientan a comer en la mesa, es un momento para estar en familia, conversar y por lo tanto es importante compartir la mesa aún si no quieren comer. Si no quiere la comida, no enfadarse y tras un tiempo prudencial, retirar el plato y no ofrecer nada hasta la siguiente comida. Pero si es importante lograr su permanencia en la mesa (15-20min razonable), pero no discutiendo o como castigo si no simplemente por el hecho de compartir un rato. La mesa debe ser un momento de disfrute, NO un campo de batalla.

El niño tiene la alternativa de comer o no…….si se ofrece otro alimento en vez de lo que hay para la familia, esta responsabilidad se evita. Posteriormente, se puede ofrecer una colación más “sustanciosa” para reponerse. Pero recuerda No premiar, regañar, castigar, chantajear … al niño con la comida.

Una buena forma de promover una alimentación saludable será  a través de la participación de los niños en la compra y preparación de alimentos saludables, de ésta forma se puede aumentar su aceptación y entusiasmo por probar nuevas comidas o alimentos menos preferidos.

Recuerda siempre:

  • Ofrecer la misma comida que al resto de la familia
  • Cambiar los colores
  • Presentación atractiva a las verduras
  • Usar vajillas adecuadas

Una mejor educación nutricional de todos los miembros de la familia facilitará una mejor alimentación.