Última voluntad de un abuelito fue ver su perrita antes de morir Covid

81

Criciúma,Brasil.-Nada como el verdadero amor y cariño, y para eso las mascotas se pintan solas, tal es el caso de esta tierna historia  de un abuelito que la última voluntad fue ver a su perrita antes de morir de Covid.

Dicen por ahí que los amigos siempre están en las buenas, en las malas y en las peores y algo hay de cierto en esta teoría y para muestra un botón. Los lazos de unión que existían entre este abuelito y su perrita eran más grandes que la misma enfermedad de COVID-19.

Frederico Lucas Minatto, de 92 años, ingresó a un hospital del municipio de Criciúma, en Brasil, por complicaciones de salud generadas tras infectarse de coronavirus y, según sus hijas, cuando lograban hablar con él la pregunta más recurrente era “¿cómo está Lilica?”, su mascota.

Durante 10 años, la perrita fue la fiel compañera de Federico, una amiga incondicional. Por ello, sus hijas hicieron todo lo posible para que recibiera un rato de fiel compañía mientras se encontraba hospitalizado.

Inicialmente pensaron llevar a Lilica a escondidas, pero luego contaron con la ayuda del personal médico y cuando Frederico llevaba 9 días hospitalizado recibió la visita que lo alegró y, además, ayudó a que sus niveles de oxígeno aumentaran.

Con todas las precauciones necesarias, estuvieron una tarde de domingo juntos el pasado 24 de enero. Sin embargo, dos días después del encuentro el hombre perdió la batalla contra el COVID-19 y falleció. Tal parece que el abuelito solo estaba esperando ver a su fiel amiga para despedirse de ella y morir en paz.