Vinculan a proceso penal al asesino de la perrita «Ela»

93

Por vez primera en la historia de Morelos, un Juez Especializado de Control del Único Distrito Judicial del Estado, con sede en Atlacholoaya, vinculó a proceso penal a J.G.G.C por los delitos de amenazas y actos de crueldad en contra de animales domésticos tras el asesinato de una perra de nombre “Ela”, quien fuera roseada con ácido., hechos ocurridos en noviembre del 2020.

Según el número de investigación, JC/12867/2020, el juzgador estableció dos meses para el cierre de la investigación y decretó como medida cautelar la presentación periódica ante un juez o ante una autoridad distinta que aquel designe y prohibición de convivir, acercarse o comunicarse con determinadas personas, con las víctimas o testigos, siempre que no se afecte el derecho de defensa.

El pasado 5 de noviembre del año pasado, la perrita “Ela”, fue roseada con ácido en el municipio de Huitzilac, mientras se encontraba en el patio de la casa de su dueño, lo cual le ocasionó la muerte.
Según el artículo 327 del Código Penal para el Estado de Morelos establece textualmente:

“Al que cometa actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier especie de animal doméstico provocándole la muerte, se le impondrán de seis meses a un año de semi-libertad. En caso de reincidencia o que concurra alguna de las circunstancias siguientes, se le impondrán de seis meses a un año de prisión, al sujeto activo”.

Con lo anterior, el Poder Judicial del Estado de Morelos refrendó su compromiso con la sociedad morelense por hacer prevaler el Estado de Derecho, ser imparcial, independiente, eficaz y eficiente, para impartir justicia oportuna, con equidad y transparencia, resolviendo conflictos jurídicos con miras a restaurar la paz social en la entidad.

El pasado mes de agosto del 2019, El Código Penal de Morelos, en su artículo 327 establece sanciones por delitos contra la integridad y dignidad de los animales domésticos, señala: «al que cometa actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier especie de animal doméstico provocándole la muerte, se le impondrán de seis meses a un año de prisión.