Imagina que esto pudiera ocurrirte, sólo imagínalo por un momento…

Por Cielo

Imagínate que un día tu hija o tu hermana sale de casa como cada mañana para ir a la escuela.
Piensa que llega su hora de regreso y se retrasa.

Supón que llamas a su teléfono celular, que alguien lo descuelga y que después lo apagan para siempre.
Imagina que denuncias su desaparición y que las autoridades no sólo no hacen nada, sino que te dicen que se fue con el novio, que de seguro andaba con malas compañías o que si denuncias públicamente su desaparición ella será asesinada.

Figúrate que la propia policía y los funcionarios encargados de su búsqueda manipulan y destruyen pruebas sobre quienes se la llevaron y su paradero.

Imagina que después de años buscándola descubrieras que las propias autoridades han mentido conscientemente y que han ocultado de forma premeditada su cuerpo durante meses para que el caso fuera cerrado para siempre.

Imagínate que al descubrirlo las autoridades no sólo no asumen responsabilidades, sino que te culpan de lo sucedido.

Imagina que por denunciar lo que está ocurriendo fueras agredido y amenazado de muerte si sigues molestando.

Imagina que esto pudiera ocurrirte… Sólo imagínalo por un momento…

¿Lo imaginaste? Pues cientos de personas lo han vivido y lo viven cada día, no saben nada de las mujeres que más aman, no descansan de buscarlas, preguntarse cómo están, qué fue lo que les sucedió, y en esa búsqueda se encuentran solas, devastadas, sin dinero casi siempre, siendo ignoradas y hasta jugadas.

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, más de 9.000 mujeres están desaparecidas en México. En Morelos la situación no deja de ser alarmante, Desde la coordinación de la organización de derechos humanos Digna Ochoa, se han reportado 120 casos en los primeros tres meses de este año, los municipios que presentan más casos de desaparición de mujeres en la entidad son principalmente la capital, Cuernavaca, así como los municipios de la zona conurbada Jiutepec, Temixco y Xochitepec, además de incrementarse en algunas localidades de la zona oriente como Cuautla.

El incremento dramático en las desapariciones ocurre después que empezó esta supuesta guerra contra el narcotráfico. También los feminicidios han crecido de manera verdaderamente dramática, normalizando la extrema violencia y recrudeciéndose la ejercida contra las mujeres.

Las desapariciones son una horrible realidad que nos rebasa que nos asusta y que no podemos dejar de mirar, de denunciar y sobre todo de apoyar y mostrar empatía con las familias que hoy buscan, con desesperación, a una persona amada.

Es propicio mencionar que ha salido la convocatoria para ocupar la titularidad de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Morelos, con lo que el gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo da cumplimiento a la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, la cual indica que cada entidad federativa debe hacerse cargo de lo que ocurra en su territorio.

Y esperemos que más allá de lo político es importante que quien llegue a este espacio sea alguien con un perfil adecuado, con perspectiva de género, igualdad y con sensibilidad para el trato con las víctimas, con la responsabilidad y convicción de defender derechos humanos y no solo ir a buscar un salario o caer en el agrado de otras autoridades, las familias de desparecidos y desaparecidas ya han sufrido demasiado, ya han llorado y gritado, luchado y exigido hasta el desmayo, merecen una persona que las acompañe con herramienta de preparación académica y trayectoria laboral, pero sobre todo con la voluntad y el corazón para hacer esa tarea. No existe una defensa real de los derechos humanos sin el compromiso y amor por las personas. Vigilemos que la designación así sea y quien llegue visualice las prioridades: primero, búsqueda y saber el paradero; segundo, investigación y sanción a los responsables, quienes sea; tercero, protección de familiares y testigos, también la reparación; y cuarto, las garantías de no repetición.

Imagina que esto pudiera ocurrirte… Sólo imagínalo por un momento…

loading...
COMPARTIR