Real Madrid y Barcelona se mantienen en la cima de la liga española

Soccer Football - Barcelona v Sevilla - Spanish La Liga Santander - Camp Nou stadium, Barcelona, Spain - 5/04/2017. Barcelona's Lionel Messi celebrates a goal against Sevilla. REUTERS/Albert Gea

El Real Madrid y el Barcelona prosiguen su duelo por el título de Liga, aunque con distintas sensaciones, ya que mientras el conjunto azulgrana se impuso por un plácido 3-0 al Sevilla, el equipo madrileño sufrió más de lo previsto para derrotar por 2-4 al Leganés.

Un pequeño susto que nadie podía prever, tras el eficaz comienzo del conjunto blanco, que a los 23 minutos ya vencía por 0-3, gracias al gol del colombiano James Rodríguez y el doblete de Álvaro Morata, que parecían justificar las rotaciones del técnico Zinedine Zidane.

El preparador francés, que dejó fuera de la convocatoria a piezas claves como Cristiano Ronaldo, Toni Kroos y Gareth Bale, introdujo hasta nueve cambios con relación al equipo que se impuso en la última jornada por 3-0 al Alavés.

Estos cambios no mermaron la eficacia del Real Madrid, que cuando parecía tener sentenciado el choque, permitió entrar de nuevo en el partido a un Leganés, que a base de fe y lucha, llegó a situarse 2-3, con dos goles en apenas un par de minutos de los brasileños Gabriel y Luciano.

Apuros con los que se encargó de acabar el argentino Martín Mantovani que firmó a los 48 minutos el definitivo 2-4 al introducir en su propia portería una falta lateral botada por James Rodríguez.

El Real Madrid, pensando ya más en el duelo del próximo sábado con el Atlético de Madrid, supo gestionar ese tanto hasta el final para sumar un triunfo que le permite seguir manteniendo su ventaja de dos puntos sobre el Barcelona en la clasificación.

El regreso de Lionel Messi al once titular, tras perderse el último partido de Liga por acumulación de amonestaciones, no pudo sentar mejor al Barcelona, al que le bastó con un primer tiempo de altísimo nivel para derrotar con claridad (3-0) al Sevilla.

Liderados por el jugador argentino, los de Luis Enrique protagonizaron la mejor primera parte del curso, no sólo ya por los tres goles que el Barcelonaanotó en los primeros cuarenta y cinco minutos, sino por la autoridad con la que se impuso al cuadro andaluz.

Dos tantos de Messi, que suma ya 29 en los 30 partidos oficiales ante el Sevilla, y otro del uruguayo Luis Suárez, que resolvió con una espectacular chilena un centro del argentino, bastaron para desarbolar a un Sevilla, que parece encontrar remedio a su crisis de juego y resultados.

COMPARTIR