PGR: van 30 plagiarios capturados en un año

10

Luego de un año de entrar en funciones, la Dirección de Atención de Secuestros que depende de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República detuvo a 30 presuntos plagiarios, entre ellos el más sanguinario que operaba en el centro del país y otro que tenía el récord de ordenar 29 privaciones ilegales de la libertad desde la cárcel.

Autoridades que laboran bajo las órdenes del director de la AIC, Tomás Zerón, dijeron a MILENIO que en un año atendieron 323 denuncias en las que se reportaron secuestros “reales”, “virtuales”, extorsiones y cobros de piso, solo en el Distrito Federal y el Estado de México.

Las acciones permitieron la desarticulación de cinco bandas de secuestradores que llevaban operando entre seis meses y un año.

Actualmente se trabaja para ubicar a cuatro organizaciones criminales más que están relacionadas con 15 secuestros cometidos en los últimos meses en la zona metropolitana del Valle de México.

De las 323 denuncias, especificaron, solo en 40 casos se confirmó la existencia de secuestros “reales”, dando inicio a igual número de averiguaciones previas.

Indicaron que el personal de la Dirección de Atención a Secuestro auxilió a las familias de las víctimas en la negociación y manejo de crisis, apoyo que derivó en la liberación de tres personas —a través de operativos realizados por elementos de la AIC— y 37 por negociación.

El resto de las denuncias tienen que ver con secuestros “virtuales”, en los que los delincuentes llamaban por teléfono a sus víctimas asegurando que tienen a un familiar cautivo. En los casos de extorsiones se exigían diversos montos para no hacer daño a las familias, y cobro de piso a negocios, donde desconocidos se hacían pasar por integrantes de cárteles del narcotráfico.

Dejaron claro que a la PGR aún le falta por ejecutar tres órdenes de aprehensión y cuatro de localización y presentación contra personas que se presume estuvieron detrás de algunos de los 40 secuestros y otros ilícitos.

En todos los casos en los que existió captura, los presuntos delincuentes fueron enviados a penales de máxima seguridad, donde enfrentan sus procesos penales por diversos delitos, además del de privación ilegal de la libertad.