“¿Cómo funciona una Garantía?”: la columna de CONDUSEF Morelos

Continuando con el ABC de Educación Financiera ahora toca la letra “G” con el concepto de Garantía:

La Garantía es la figura que asegura el cumplimiento de una obligación. Es el respaldo con el cual una persona –al solicitar un crédito, préstamo o concesión– asegura el cumplimiento de los pagos. Las instituciones financieras analizan las garantías que presenta el solicitante para protegerse contra riesgos y pérdidas, permitiendo así el flujo más eficiente del crédito para lo cual existen dos tipos de garantías:

Garantías reales: consisten en bienes inmuebles u otros activos:

  • La prendaria: se deja una prenda o bien mueble en garantía del pago; esta operación es la que se lleva a cabo en casas de empeño.
  • La hipotecaria: se deja en garantía un bien inmueble. Y la segunda clasificación de garantías como:

Garantías personales: consisten en avales y fianzas que obtiene el deudor; el avalista puede ser un familiar o amigo que tenga solvencia económica para responder –en caso necesario– por el préstamo.

Recomendaciones:

  1. Revisa que las condiciones de las garantías y créditos queden estipuladas en el contrato.
  2. Lee el contrato con cuidado y, si tienes duda, pregunta.
  3. Si vas a dejar algo en garantía, investiga antes su valor pues esto evitará que los prestamistas le den un uso incorrecto.
  4. Al momento de obtener préstamos en casas de empeño, revisa que el valor de la prenda que ofreces en garantía sea determinado por el precio en el mercado, y exige un contrato en el que se especifique lo que otorgas como prenda, su localización y datos.
  5. Si estás pensando abrir una micro, pequeña o mediana empresa, existe un instrumento especialmente para ti: el Sistema Nacional de Financiamientos, diseñado para que los productos financieros Pyme no requieran garantías hipotecarias y cuenten con tasas de interés competitivas.

Carlos Flores Hernández

Asesor de Educación Financiera en CONDUSEF Morelos

COMPARTIR