“Te ayudamos a liquidar tu deuda” ¿Es una promesa real?; la columna de CONDUSEF Morelos

Si las deudas de tus tarjetas de crédito te están ahogando, es muy probable que estés en la necesidad de buscar por todos lados ayuda para poder liquidarlas y una de las principales fuentes de consulta seguramente son las redes sociales en especial “Facebook” en las cuales a través de patrocinios y “likes” seguramente te aparecen en tu historial de búsqueda, la sección de noticias y un listado de diversas empresas que te ofrecen servicios de asesoría y ayuda para negociar descuentos o quitas, a cambio de una comisión.

Si esto te suena conocido, debes de saber qué estas son conocidas como Reparadoras de deuda o crédito, y debes de poner especial atención ya que puede no ser tu mejor opción para salir de problemas.

Ya que como tal, no existe en México una figura legal de “reparadora de deuda”, es decir, las que operan no están sujetas a un marco regulatorio o ley, así que trabajan con esquemas propios; en caso de que enfrentes algún problema con alguna de ellas, la CONDUSEF no podrá respaldarte.

El esquema operativo de las reparadoras de crédito es el siguiente: primero te preguntan el monto de tus deudas, te ofrecen asesoría legal y financiera, tomando en cuenta tus ingresos y egresos, de esta manera determinan lo que puedes destinar para el pago. Una vez que aceptas, negocian a tu nombre la reestructuración o descuentos de tus deudas con las instituciones financieras acreedoras, y en algunas ocasiones se hacen cargo de atender las llamadas de los despachos de cobranza.

Duda de los anuncios de las reparadoras que te soliciten dinero por adelantado o hacer depósitos en una cuenta de depósito personal, sin haber resuelto nada, esto es un indicio de que se trate de fraude.

Por lo que si te encuentras en esta situación, lo recomendable es acercarte directamente con tu institución financiera, para que llegues a un acuerdo respecto al pago de tu deuda y no recurrir a este tipo de servicios de intermediarios, ya que, además de que no te proporcionan una solución legal, corres el riesgo de que se trate de un fraude y que además afecte tu historial crediticio. Ten presente que cuando dejas de pagar una deuda, automáticamente queda registrado en los Burós de Crédito –Bancario y Comercial- y no existe ninguna forma de limpiarlo, más que pagando directamente a la institución con la que se realizó el crédito y ella enviando la actualización de tu registro como pago al corriente.

¡Feliz Inicio de Año 2018!

Carlos Flores Hernández Asesor de Educación Financiera en CONDUSEF Morelos

COMPARTIR