«La dignidad mexicana como tema distractor» la columna de Cipriano Sotelo

11

A lo largo de la historia, los Estados Unidos de América ha impuesto las políticas públicas que la mayoría de los países en desarrollo deben desplegar a  al interior de  sus naciones; a cambio de dicha docilidad, los gobiernos de esos países serviles reciben beneficios económicos y facilidades para transitar en paz sus periodos gubernamentales.

Así, los gobiernos aliados de los Estados Unidos, han iniciado y concluido sus mandatos en aparenta paz. Empero, aquellos gobiernos de los países que no se han disciplinado, han tenido que enfrentar los embates del gobierno en turno del llamado el  país más poderoso del mundo.  Muestra de ello están Venezuela y Cuba.

A partir del 20 de enero del 2017, el Presidente de los Estados Unidos es el Señor Donald Trump, un hombre de negocios cuya formación le ocupa en la búsqueda de alternativas multiplicadoras de sus dividendos económicos.

Para lograr sus pretensiones, ha iniciado su  mandato cancelando todo tipo de apoyo a los países beneficiados por sus antecesores; Con las actitudes ya vistas, nos parece que  al Señor  Trump no le importa quedar bien con nadie, ni proporcionar apoyo económico a otras naciones para dominarlas, puesto que a su decir, existen otro tipo de medidas que puede imponerles para seguir liderando los destinos de este planeta.

A cinco días de gobierno, el primer país que ha sentido los embates del Señor Trump, es México, firman do dos decretos ejecutivos, el primero, ordenando la ampliación y reforzamiento del muro que divide las fronteras de ambos países, para evitar el cruce de indocumentados provenientes de México y países latinos, con rumbo a  territorio de los Estados, y el segundo, la deportación de aquellos latinos que no cuenten con una rigurosa estancia legal en el país norteamericano.

Ambas decisiones del Señor Trump, fueron concebidas  por la clase política de México, como una ofensa a nuestra  dignidad,  aprovechando el coraje nacionalista del mexicano para manifestarse ofendido ante los diversos sectores nacionales e internacionales; empero, nos parece que tales decisiones del Presidente de Estados Unidos, más bien,  fueron utilizadas como argumento por los Políticos Mexicanos para subir el tema a los primeros sitios de importancia en discusión de la palestra nacional y así destensar el tema de las  protestas de la sociedad mexicana contra el gasolinazo.

¡Piensa mal y acertaras! dice una frase pública y  conocida en el argot popular mexicano. ¡Para muestra basta un botón!, dice otra más.  El punto, es que las cuentas si salen:

a).- El  incremento en el precio de la gasolina en México, ocurrió el 1ro. De enero del 2017. A partir del gasolinazo, la sociedad mexicana se levanta en manifestaciones diversas, a grado tal que se provoca violencia, se recurre a la vía jurídica a través de Amparos, y se pide la renuncia del mandatario mexicano.

b).- El Presidente Trump asume el cargo de Presidente de los Estados Unidos el 20 de enero del 2017; Inicia sus ataques en contra de la economía mexicana y derechos de inmigrantes. (Lo que ya se sabía, porque Trump siempre lo manifestó desde que fue candidato y presidente electo, por tanto, se veía venir) Los políticos mexicanos califican de indignas las medidas y suben el tema al escenario nacional e internacional, haciendo partícipe a la sociedad Mexicana; bajando en consecuencia de nivel el tema del gasolinazo a segundo término. La Corte de Justicia Mexicana, aprovecha la vorágine y ordena concentrar todas las demandas de Amparo contra el gasolinazo del país, en un Juzgado de Toluca, quien por la coyuntura del tema, desecha todos los amparos bajo el argumento que no es la vía legal para atacar legalmente el incremento de la gasolina.

c).- El tema de la defensa de la dignidad mexicana seguirá siendo motivo de análisis y mensajes constantes de los políticos mexicanos para que no exista oposición ni manifestación alguna de la sociedad en contra del segundo gasolinazo, que tendrá verificativo éste próximo cuatro de febrero. Ya lo veremos.

CIPRIANO SOTELO SALGADO

cipsosa@hotmail.com