Perico el Payaso Loco reparte juegos y locuras en “Horas de Payasear”

69

La última función realizada en el marco del programa Domingos Infantiles, celebrada a las 13:00 horas en la Sala Manuel M. Ponce del Centro Cultural Jardín Borda, Perico el Payaso Loco se puso a buscar a su novia Cosorita durante el espectáculo “Horas de Payasear”, una actividad gratuita llevada a cabo en el marco de la celebración por sus treinta y ocho años payaseando sin parar.

Ante una multitud de niños, niñas, señoras y señores, Perico gesticuló, saltó, se paseó por el escenario, preparó café y habló en un idioma que sólo él conoce para poder sobrellevar la ausencia de Cosorita, la novia ausente que trató de superar inventado juegos y aventuras para no aburrirse ni sentirse solo. A partir de una escenografía interactiva, Perico calentó su café en la estufa, se lavó los dientes y se arregló el peinado con el mismo cepillo, inventó programas de televisión y se deslizó por el suelo antes de darle la vuelta a la pared y salir a la carretera en su coche rojo para buscar a su novia Cosorita.

Al llegar la hora de la comida, Perico tendió un mantel sobre el que puso una canasta. Pero al recordar su soledad sin Cosorita, aventó un plato como frisbee a la audiencia, provocando que los niños, emocionados, se acercaran intempestivamente a las orillas del escenario. Enseguida Perico repartió platos voladores por toda la sala, y los niños corrieron tarima arriba, compartiendo su alegría y ánimo juguetón con Perico.

Perico el Payaso Loco, director, creador, actor y músico, nació de la escuela de los “Cómicos del Cine Mexicano”, del “Cine Cómico Mudo”, de los “Cómicos de la Legua”, de los “Merolicos”, de los cómicos de “La Carpa”, de los “Gritones de Circo”, de los “Cantadores del Juego de la Lotería”… Desde 1977 Perico está en el escenario como payaso, lo que le convierte en un personaje entrañable al que identifican niñas, niños y adultos.

Ha desarrollado un estilo personal y único. Es un personaje reconocible por presentar espectáculos inteligentes con propuestas novedosas, donde los niños participan de una experiencia divertida. Con un maquillaje sencillo y una caracterización que varía dependiendo de la moda, Perico sale a escena apoyando sus espectáculos en la actuación, la pantomima y en la capacidad que tiene para gesticular. Perico es un payaso sin nariz roja ni zapatones, su boca habla más que sus palabras.  

El próximo domingo 15 de noviembre, Perico el Payaso Loco celebrará sus 38 años de carrera con el espectáculo “Allegro en Payasada Mayor”, una invitación a disfrutar alegremente de todas las etapas que nos regala la vida, con una función gratuita en el Teatro Ocampo de Cueranavaca a las 12:30 horas.