Piden al ejercito frenar fumigación de amapola en Guerrero

68

Un grupo de pobladores de 45 comunidades de la sierra de Guerrero, al sur de México, exigen al Ejército mexicano que detenga la fumigación aérea de los campos de amapola porque argumentan que afecta la salud de los habitantes y destruye la flora de la zona.

Esta petición orilló a los pobladores y a un grupo de transportistas a realizar el jueves pasado un bloqueo de 10 horas en la Autopista del Sol, a la altura del municipio de Chilpancingo.

Debido al bloqueo, antimotines de la Policía Federal (PF) desalojaron a los manifestantes, deteniendo a 71 personas, quienes este lunes rindieron su declaración ante los juzgados primero y séptimo.

Las personas están acusadas de los delitos de ataques a las vías de comunicación, lesiones hacía cuatro policías federales –quienes resultaron heridos de bala-, portación de armas para uso exclusivo del Ejército y la Armada de México, y delitos contra la salud.

Además de las 71 detenciones, la PF confiscó 31 vehículos con reporte de robo, así como armamento de uso exclusivo del Ejército: tres AK-47, un fusil AR-15, un dispositivo lanza granadas, dos fusiles de la marca HK, dos granadas y una escopeta calibre 12 milímetros.

Las autoridades federales también confiscaron más de 1,000 cartuchos útiles de diferentes calibres y un kilogramo de polvo blanco, con similitudes a la cocaína, informó el secretario de Seguridad Pública del Guerrero, Pedro Almazán Cervantes.

Horas después del desalojo, habitantes de 45 comunidades de la sierra de Guerrero denunciaron que tenían a más de 50 personas desaparecidas, versión que fue rechazada por el fiscal general del estado, Xavier Olea Peláez, quien aseveró que el crimen organizado estuvo detrás de esa protesta.

Según Olea Peláez, uno de los dirigentes de ese movimiento, el transportista Servando Salgado huyó y está escondido en la sierra para evitar su detención.

El funcionario sostuvo que entre las peticiones de los pobladores de la sierra y transportistas también está permitirles el trasiego de la amapola.

“Puede ser cierto (que afecte la salud de los pobladores), pero pedían (también) que dejaran bajar la amapola. Imagínate si el gobierno, tanto local como federal, va a permitir abiertamente el trasiego de la amapola, de la goma de opio. Eso resulta imposible”, sostuvo el fiscal en entrevista con medios.

Además dijo que el hallazgo de armamento, droga y autos robados tras el desalojo del jueves, deja ver que existe delincuencia organizada en ese grupo.

LA POSTURA DE LA SEGOB

La Secretaría de Gobernación (Segob) sostuvo que los resultados de ese desalojo hicieron “evidente” que entre los manifestantes se encontraban “infiltrados presuntos integrantes de la delincuencia organizada”.

De acuerdo con el gobierno federal, los transportistas pedían parar el pago de tenencia, modificación al Reglamento de Cédulas de Identificación para la Regularización del Servicio de Transporte Público, prestaciones para vivienda, incremento en tarifas del transporte público, seguro médico y la destitución del Secretario de Seguridad Pública del estado.

Mientras que la única petición de los pobladores de la sierra era por la destrucción de plantíos de enervantes, exigiendo la legalización de la amapola.

NO FUMIGAR LA AMAPOLA

Arturo López Torres, el comisario del poblado de Filo de Caballos, en el municipio de Leonardo Braco, rechazó tener conocimiento sobre los autos robados, el armamento y la droga.

Aclaró que los transportistas bloquearon la Autopista del Sol, mientras que los habitantes de 45 comunidades de la sierra tenían su protesta “pacifica” a 10 kilómetros de distancia.

López Torres aceptó que han pedido la intervención del gobierno del estado para que el ejército deje de fumigar los cultivos de amapola, pues afecta a la salud de los pobladores y está destruyendo la flora de la zona.

“La sierra se mantiene de cultivar amapola, y lo que estamos pidiendo es que no se haga de una forma tan letal el combate a la amapola”, dijo.

Además señaló que en 1,280 comunidades, más de 50,000 pobladores se dedican al cultivo de la amapola por falta de oportunidades, y porque los grupos criminales se han “adueñado” de la sierra.