PRD respalda que CIDH entreviste a militares de caso Ayotzinapa

43

Los expertos del grupo interdisciplinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que dan seguimiento al caso Ayotzinapa y han solicitado al Gobierno Federal autorización para hablar con los elementos militares destacados en el municipio guerrerense de Iguala, no deberían tener más trabas para continuar con esas labores, indicó el líder parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso.

El legislador dijo que no hay razón para que la autoridad federal niegue la intervención de los enviados de la CIDH, en particular que puedan tomar testimonios de elementos militares, ello, en medio de señalamientos respecto a que integrantes del batallón destacado en la zona también habrían participado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Yo soy de la idea de que no se deberían dar más pretextos y que se debería abrir para que se haga la investigación y que de una vez, se haga una cosa lógica, congruente, que pueda despejar dudas y en donde vayan a la cárcel quienes deban ir, quienes fueron responsables del asunto, porque se han venido sacando versiones parciales” respecto a si los militares tuvieron qué ver con la desaparición, apuntó.

Dijo que se deben abrir las puertas del campo militar aledaño a la zona donde desaparecieron los estudiantes, para facilitar su labor y despejar las dudas en cuanto a si los elementos castrenses tuvieron responsabilidad o no.

Sobre las declaraciones hechas por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Roberto Campa, en cuanto a que se analiza la solicitud de la CIDH para entrevistar a integrantes del 27 Batallón de Infantería, ubicado en Iguala, Guerrero, el legislador dijo que es preciso terminar con la incertidumbre y las confusiones sobre la desaparición de los estudiantes normalistas.

Por ello, es necesario que los especialistas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hablen con los militares, porque no se pierde nada y México quedaría como un país democrático y comprometido con la transparencia, la verdad y el respeto a los derechos humanos.